Opinión Internacional

UNASUR y La Carta Democrática Interamericana

Un 11 de septiembre, fecha emblemática en nuestro continente debido a diversos acontecimientos que se han sucedido en el tiempo, se adoptó La Carta Democrática Interamericana, vigente desde el punto de vista técnico-jurídico aunque al parecer tiende a no satisfacer a los Estados parte en el mismo, relegando así su posible operatividad. A su vez los textos subregionales de protección del sistema democrático acordados a nivel del MERCOSUR, del Grupo de Río y de la Comunidad Andina corren de forma similar la misma suerte.

Recientemente los Jefes de Estado de la UNASUR se reunieron de manera extraordinaria en Santiago de Chile, el 15 de septiembre de 2008, con el propósito de considerar la situación de Bolivia, en un marco simbólico como lo es el Palacio de La Moneda al coincidir con el aniversario de los sucesos ocurridos hace 35 años. La convocatoria respondió al propio espíritu consagrado en el Tratado Constitutivo de la UNASUR, firmado en Brasilia el 23 de mayo de 2008, contentivo de importantes compromisos – ya consagrados en otros instrumentos – como lo son los principios del irrestricto respeto a la soberanía, la no injerencia en asuntos internos, la integridad e inviolabilidad territorial, la democracia y sus instituciones y el irrestricto respeto a los derechos humanos.

Los acuerdos alcanzados y sus eventuales efectos son relevantes, y lo es también el nivel de los participantes en este encuentro, lo que le otorga a sus decisiones una característica singular, las máximas autoridades de los países integrantes de la UNASUR se dieron cita para respaldar al Gobierno Constitucional del Presidente Evo Morales y rechazar cualquier situación que implique un intento de golpe civil, la ruptura del orden institucional o que comprometan la integridad territorial de la República de Bolivia.

Conforme a lo decidido, se hizo un llamado al diálogo para establecer las condiciones que permitan superar la actual situación y concertar la búsqueda de una solución sustentable en el marco del pleno respeto al estado de derecho y al orden legal vigente y en ese sentido, los presidentes de la UNASUR acordaron crear una Comisión abierta a todos sus miembros, coordinada por la Presidencia Pro-Tempore, para acompañar los trabajos de una mesa de diálogo conducida por el Gobierno de Bolivia y crear una Comisión de apoyo y asistencia al Gobierno de Bolivia en función de sus requerimientos, incluyendo recursos humanos especializados.

Por su parte, el Gobierno de México en su condición de Secretaría Pro-Tempore del Grupo de Río dio a conocer, el mismo 15 de septiembre, fecha de la cita de la UNASUR, un comunicado de los gobiernos de los Estados miembros del Grupo de Río, en el cual reiteraron su profundo compromiso con los principios y valores democráticos que el Estado boliviano, como miembro del Grupo de Río, comparte, defiende y promueve. Expresaron su respaldo al gobierno de ese país al tiempo que refrendan su apego al principio de respeto a la integridad territorial de los Estados y subrayaron la necesidad de distender la situación y de alcanzar una solución en el marco del Estado de Derecho y del orden institucional boliviano.

Todos estos consensos abonan a la defensa del sistema democrático y aún cuando curiosamente en los acuerdos a los que hemos hecho referencia no hay mención explícita a la Carta Democrática Interamericana, esto a nuestro modo de ver no menoscaba su indudable valor como mecanismo válido para la preservación de la Democracia en nuestros países.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba