Opinión Internacional

Uribe y cuando la ética es la mejor política

Ya no es solo por la tesis de la ¨Seguridad Democrática¨ de ratificada eficiencia mediante el rescate de Ingrid Betancourt y sus 14 compañeros secuestrados, se trata además de una gestión económica, en fin la gobernabilidad brindada estos últimos 6 años, logros incontrovertibles de un gobierno que desde su primera campaña electoral apostó a la pertinencia del Estado Democrático de Derecho como fundamento de un plan político signado por la audacia de quien pretendía llevarlo a cabo, con sus extraordinarios resultados .

Para quienes creemos en la necesidad de una actividad política encabezada por los mejores conciudadanos, personas de orden, regidas por principios morales de certificado cumplimiento, el éxito de un destacado representante del auténtico conservadurismo político colombiano como lo es Álvaro Uribe Vélez, no podía sorprendernos.

Muy por el contrario, otra evidencia sobre el camino político que deben transitar los pueblos en pos de un futuro mejor, entre ellos nuestra República de Venezuela. Ningún valor tiene el populismo, el socialismo (a secas) y menos los regímenes de facto como el CHÁVEZ-FARC, ante el avance arrollador del ¨Trabajo, la Ley y el Orden¨, característica de gobiernos como el precitado de la hermana República de Colombia, o bien el encabezado hoy día por Felipe Calderón en México, por solo mencionar los geográficamente más cercanos.

Porque la realidad es necia, va llegando la hora que la política sea dirigida por quienes lo merecen, conforme a la voluntad popular. Porque América Latina se va cansando del populismo y del socialismo, fábricas indetenibles de pobreza y enfermedad, siempre a la sombra de líderes ineficientes con discurso grandilocuente.

No hay verdadera riqueza sin trabajo, libertad sin ley, paz sin orden, de allí que continuar depositando esperanzas e interés, en una dirigencia demócrata, todavía coqueta frente al populismo y el socialismo, constituye garantía de permanencia para el régimen CHÁVEZ-FARC o el camino a una similar transición.

El Estatismo representado en PDVSA, CVG, CADAFE, el populismo de las misiones, el sectarismo de la lista Tascón, junto al latrocinio militante de los jerarcas gobernantes, representan vicios que hemos permitido como sociedad, que permanecerán en tanto decidamos lo contrario de conformidad con la ley.

En razón de qué, debemos continuar resignados al caos del militarismo gobernante o bien retornar a la aberración política de una partidocracia, génesis de la actual hecatombe, cuando podemos desde ya labrarnos un futuro mejor. La diferencia estriba en nuestra individual decisión de cada día ser mejores y para ello es menester contar con los mejores gobernantes, que merezcan respeto y confianza, muy distinto a lo presente. Los anti-valores se combaten con valores, el ocio con trabajo, la injusticia con justicia; el progreso de Venezuela, no será producto del azar. ORA Y LABORA.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba