Opinión Internacional

Venezuela como amenaza mundial

Gracias al régimen que preside Hugo Chávez, Venezuela es objeto de la mayor atención en todos los centros de poder mundial. Hace pocos años sus extravagancias despertaban una cierta curiosidad tropical, mezcla de simpatía y rechazo claro de muchos otros. Progresivamente la curiosidad se transformó en preocupación por los peligros para la paz y la estabilidad en el área al convertir en acciones el contenido de sus pintorescos y kilométricos discursos. Para el día de hoy, este señor encabeza una de las amenazas más serias para los valores fundamentales del occidente judeo-cristiano con el que nos identificamos plenamente. No se trata solamente de la fusión ideológica y política con los intereses del castro-comunismo cubano, ni la protección y apoyo financiero, abierto y encubierto, a las organizaciones subversivas y terroristas que luchan por el poder en Latinoamérica y en otras realidades hemisféricas. Eso es parte del todo.

La calculada audacia para enfrentar, más que al presidente Bush, a Estados Unidos en una irresponsable retórica, empieza a generar consecuencias debido, entre otras cosas, a la inocultable solidaridad con el Irak de Saddam Hussein, los más de cuarenta convenios firmados con Irán que abarcan desde lo económico y cultural hasta lo militar y nuclear, la abierta hostilidad contra Israel y un antisemitismo mal disimulado o la solidaridad con Siria, Corea del Norte y las estructuras terroristas de los palestinos del Hamas y de los libaneses de Hezbolá.

Para buena parte del mundo que decide, Venezuela dejó de ser lo que era. Perdió confiabilidad. Caracas está considerada como la capital continental de la subversión y el narcotráfico y quien gobierna como una pieza más de un tablero internacional que manejan otros, pero con un rol protagónico insustituible. Es más peligrosa que La Habana castrista de hace unas décadas. No necesita el tutelaje internacional de la desparecida Unión Soviética, que le servía de freno para evitar confrontaciones innecesarias. Le sobra el dinero negro e inicia una carrera expansionista financiera y militar en un área del planeta particularmente sensible. Es un comunista a la antigua en tiempos y circunstancias distintas. Creyendo tener definitivamente controlado el poder y el dinero de su país, proyecta la tarea impuesta más allá del propio continente americano.

En la Unión Europea, USA y no pocas realidades del vecindario tropical y andino están encendidas las luces rojas. El mundo libre sabe que está perdiendo a Venezuela y le preocupan básicamente sus intereses existenciales. Poco les importa que los venezolanos nos estemos quedando sin patria, sin libertad, sin derechos fundamentales y a la deriva, empujados solo por la arbitrariedad, la tiranía y la violencia institucional y física que el régimen administra impunemente. Ellos defenderán lo de ellos. A nosotros nos corresponde defender lo nuestro. Lo más grave es que en nuestra polarización interna, no hay términos medios.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba