Opinión Internacional

Venezuela: entre la “Idiotez” de la resignación o la lucha por la libertad

23 de enero de 1958…Día en el que Venezuela veía como el último tirano militar del siglo XX, huía de la patria como los criminales…A escondidas en medio de la oscuridad de la noche, y para ese entonces, sin rumbo conocido…Una Rebelión Cívico-Militar había derrocado el gobierno del General Marcos Pérez Jiménez, luego de 6 años en el poder, donde muchos hombres y mujeres habían sufrido el horror de una dictadura y por ende, de la confiscación de sus libertades ciudadanas hasta llegar hasta la muerte en los sótanos de la Seguridad Nacional; o bien quedar desgarrados del suelo de la patria en un exilio lleno de sacrificios. Todo esto por el establecimiento de un férreo régimen de facto que disolvió a los principales partidos políticos (AD y PCV), sindicatos obreros, y en general, a cualquier tipo de oposición, que en definitiva significó la interrupción del proceso democrático en la historia del siglo XX, y llevó al descontento generalizado en todos los sectores de la nación.

Todas estas penurias hicieron que la ciudadanía venezolana (léase estudiantes de educación media así como universitarios; trabajadores; intelectuales, periodistas entre otros grupos) tomasen una actitud combativa ante tal cantidad de arbitrariedades; es decir, la población de aquel entonces fue, en el más amplio sentido politológico, consciente ante sus responsabilidades frente a lo público y, más allá de los obstáculos, más allá de los riesgos, y más allá del miedo, lucharon por el patrimonio más preciado del ser humano…LA LIBERTAD.

Sin querer convertir el presente artículo en una crónica histórica de los acontecimientos sucedidos en aquel glorioso momento de la patria; creo que hace falta acudir a las luces del conocimiento y de la historia antes de que la avalancha de reformas que pretende el Presidente de Turno…Hugo Chávez Frías, de la misma extracción de Pérez Jiménez, es decir, militar; cambie de golpe y porrazo la conciencia histórica del país, más allá del caballo del escudo nacional, o agregándole una estrella a la bandera o estrofa a nuestro Himno Nacional en aras del culto a la personalidad.

Así, los diversos autores que tratan esta coyuntura de la Venezuela de mediados del siglo XX, refieren que las principales razones por las cuales la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez llegó a su fin, fueron entre otras: La crisis militar que trastocó el poder absoluto que tenía el presidente en el seno de las Fuerzas Armadas y que se vio evidenciada cuando el 1° de enero unos oficiales de la Fuerza Aérea en Maracay se alzaron bajo el mando del teniente coronel Hugo Trejo. Marcos Pérez Jiménez había perdido el liderazgo en la institución castrense.

La crisis política que se produjo en el seno del gobierno por la descomposición y fraccionamiento de su gabinete a raíz del plebiscito de diciembre de 1957. Este hecho originó dos cambios de gabinete y la salida al exterior de Laureano Vallenilla, ministro del interior, y Pedro Estrada, jefe de la policía de la Seguridad Nacional, muy cercanos a Pérez Jiménez; la publicación de diversos manifiestos en contra del gobierno, firmados por hombres y mujeres representantes importantes de los diferentes sectores de la actividad económica, profesional y cultural del país. También los pronunciamientos públicos de instituciones nacionales como el Colegio de Ingenieros, la Asociación Venezolana de Periodistas, federaciones obreras y sectores empresariales que hasta ese momento no habían manifestado abiertamente su repudio a la dictadura. El 21 de enero se produce finalmente una huelga generalizada de todos estos sectores movilizada por la Junta Patriótica (unión de los partidos políticos AD, COPEI, Partido Comunista y URD), como apoyo a los oficiales alzados; y finalmente, pero no menos importante, la lucha, aún a costa de sus propias vidas y bienestar, de líderes como Leonardo Ruiz Pineda, por mencionar tan solo uno de los valientes hombres que derramaron su sangre por la Democracia y la Libertad de nuestro pueblo.

Cuarenta y nueve años han transcurrido tras esa épica jornada donde se diera fin a la última dictadura vivida en Venezuela en el siglo XX, y al mismo tiempo hombres como Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, Luís Beltrán Prieto Figueroa, Jóvito Villalba, Rafael Caldera entre muchísimos otros, parían, de la mano con el pueblo venezolano en la calle, el período que académicamente se conoce como el de “la Democracia Representativa” que duraría hasta 1998.

Aunque maltratada y malquerida, la Democracia Representativa Puntofijista –Que vale destacar no es la misma del “Pacto de Punto Fijo en Sentido Estricto”, ya que el mismo en sus Reglas Esenciales solo llegaría al Gobierno de Raúl Leoni- aunque tuvo muchas fallas como el Clientelismo Político, la Corrupción, la exacerbación del Rentismo Petrolero y las Inequidades Sociales; vino a colocar a Venezuela definitivamente en el siglo XX: Se pasó de ser un país rural a uno urbano; se multiplicaron los colegios y universidades; el nivel de mortalidad disminuyó, erradicándose enfermedades como la Malaria, el Paludismo y la Fiebre Amarilla, se fundó el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), que resultó tan eficiente que fue exportado a México; y lo más importante de todo, se generó movilidad social al tiempo que se instituía una paz y estabilidad política duraderas, haciendo que el Standard de vida de los venezolanos fuera equivalente al esfuerzo generado por su trabajo, y fuéramos ejemplo para Latinoamérica y el Mundo.

Ese fue el país en el que yo vi la luz por primera vez en 1978 y que ahora siento que se nos va por entre las manos, pura y simplemente por la IDIOTEZ generada en nuestros compatriotas por la ignorancia, la antipolítica galopante, y lo peor de todo…Una memoria muy corta que degenera en el olvido, al tiempo que nos hace víctimas de cantos de sirena emitidos por encantadores de serpientes, cuya única meta es satisfacer sus apetitos de poder y egos enfermizos… Nada más!!

Producto de una Democracia tan prolongada, que casi ha abarcado tres generaciones de venezolanos; para muchos, dada la memoria histórica tan corta, nos hemos acostumbrado a vivir en Libertad, hasta el punto de no hacer nada para cuidarla y mantenerla. La confusión y la excesiva confianza en que “Todo Funciona solo y que siempre habrá alguien que haga lo que yo no hago”, a la par de la siembra sistemática de antivalores, provocaron que el sistema feneciera al firmarle un cheque en blanco, ya no se cuantas veces a un golpista…Sí, a alguien que atentó contra la libertad y que luego se aprovechó del mismo sistema contra el que había empuñado el arma, para llegar a Miraflores… Hugo Chávez Frías. Llegó al poder, no por Balas, sino por Votos…y peor aún gracias a una abstención de casi 44%, de una gente que quería que “Chávez llegara para que Cambiara la cosa, pa que pusiera orden”, como si el orden es una cosa que solo un hombre Todopoderoso puede imponer sobre más de 22 millones de mentes y de almas que necesitan que alguien los controle.

Por eso es el título de este artículo en el que quiero resaltar la dicotomía entre la Idiotez de la Resignación o la Lucha activa por la Democracia y la Libertad… Este pueblo, que el pasado 3 de diciembre de 2006, dejó de votar en un 25 % y emitió casi el mismo porcentaje en votos nulos, o bien le tuvo miedo al cambio –a perder las migajas fruto de las misiones o los beneficios de los negocios derivados del Estado- o simplemente No participó y en ello incluyo a los jóvenes, quienes al contrario de quien les escribe, consideran “que la política es algo sucio, cochino y de lo que ellos no quieren ser parte”, prefiriendo ser esclavos del fashion, del ipod, de la discoteca de moda o de quien sabe que otra estupidez, viviendo el hoy, pero sin ambiciones para un mañana mejor. Esa es la mentalidad de una Juventud que los clásicos calificarían de IDIOTAS, es decir, aquellos alejados e indiferentes de las cuestiones de la Polis, o lo que es lo mismo, de lo Público…De la Política.

23 de enero de 2007 viene a ser entonces un hito de nuestra historia. Es el momento de pararnos frente al espejo, o bien hacer una reflexión a lo interno de cada uno, cuando estamos al borde de un precipicio producto de un líder mesiánico borracho de poder que cree ser el dueño de la verdad absoluta… y quien además está solicitando Plenos Poderes para legislar a nombre de una supuesta mayoría, como si ellos fueran los únicos que habitan esta tierra; para imponernos un modelo que es generador de hambre y de pobreza, y que su gran ídolo, el Moribundo Fidel Castro, una vez dentro de esos 49 años, quiso traer a nuestra patria apoyado por las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) violando nuestra soberanía…

La diferencia de ayer a hoy, es que aquellos hombres (Soldados y Civiles) que no dejaron que nuestra soberanía fuera vulnerada, tenían un firme compromiso con la Democracia y la Libertad…Eran dignos habitantes de la Polis dispuestos a morir por ella si era necesario, por el bien de sus hijos, y de los hijos de sus hijos…Ahora cabría preguntarse ¿Seguiremos caminando el sendero de la IDIOTEZ POLITICA o nuevamente levantaremos las banderas de la Democracia, la Libertad y la Dignidad frente a la amenaza del Comunismo, hoy encarnado en Hugo Chávez y en el Socialismo del Siglo XXI?

Yo ya pongo mi granito de arena llevando este mensaje a mis amados alumnos… y ¿Qué haces tú? ¿Acaso Celebrar el Olvido de los sepulcros?

Luchemos para reivindicar el 23 de enero, para que esa lucha no haya sido en vano… Para que nuestros niños tengan una patria grande y libre, y no tengamos necesidad de sentir “Nostalgia de lo No Vivido”

Viva la Democracia y Viva la Libertad por siempre!!!
Dedicado a mi Abuelo Antonio, quien sufriera los avatares de la Seguridad Nacional; A mi padre Carlos, quien sé que le duele vivir lo que vive después de tanto luchar y quien me inculcó todos estos principios…y a los difuntos esposos Pedro Bernardo Pérez Salinas (Ilustre Líder Sindical y Maestro), su esposa Josefina y al niño que concibieron y que murió antes de nacer, gracias a la barbarie de la Dictadura y de la Seguridad Nacional…

Para ellos y para mi amada Venezuela, estas líneas…

Carlos S. Luna R.

Licenciado en Estudios Internacionales UCV.

Especialista en Derecho y Políticas Internacionales UCV.

Profesor Instructor de la EEPA-UCV.

GBC Consultants Research Associate
Teléfonos: Movil + 58 (414) 114.92.65.

Oficina: + 58 (212) 267.16.87

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba