Opinión Internacional

Ver para creer

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, anunció este lunes en la ONU que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, visitará Francia en noviembre para conversar sobre un intercambio humanitario de rehenes en poder de la guerrilla colombiana de las FARC por rebeldes presos.

¿Qué estará tramando el señor Sarkozy? ¿Se las juega todas para adquirir más popularidad? ¿Será que verdaderamente quiere que el dilema y sufrimiento de los secuestrados termine felizmente después de tantos años en cautiverio? ¿O simplemente desea mejorar sus relaciones con un cliente que considera potencial?

¡Todo es un misterio!

Por lo tanto, sólo voy a atreverme a hacer comentarios simples al respecto.

Primero, me pregunto si Sarkozy está consciente de que mientras las FARC, indiscutiblemente, mantienen en cautiverio a 45 secuestrados en condiciones infrahumanas, Chávez, también indiscutiblemente, mantiene en condiciones sórdidas a muchísimos millones de venezolanos.

El escudo humanitario (con grandes excepciones), siempre se ha prestado para soterradas operaciones de bien definidos intereses políticos o económicos (sólo echémosle un vistazo a los programas de ayudas internacionales que los países ricos le hacen a los países en desgracia).

No quiero poner en duda que los propósitos de Sarkozy sean de genuino orden humanitario, aunque vengan algo teñidos de fraternal nacionalismo francés (lo digo por Ingrid Betancourt). Sin embargo, me extraña y me cuesta trabajo pensar que este señor esté dispuesto a forjar un daño inmensamente mayor, al legitimar a Chávez como un interlocutor válido (desinteresado) en este macabro juego de ajedrez internacional.

Tremendo favor para Chávez, diría yo (pero además, internamente, también restituye el poco respeto que les quedaba a los externamente tarifados de Le Monde Diplomatique).

En todo caso, me alegro enormemente por Zapatero, que sin pertenecer al grupo de los déspotas del mundo (los amigos actuales de Chávez), ya no se encuentra tan solo con la carga de la “ingenua” vergüenza causada por sus acciones pasadas en relación a Venezuela.

No soy yo quien deba exigirle explicaciones a tan elevado jerarca mundial, pero sería interesante, para todos los millones de venezolanos que sufren la ignominiosa represión de un régimen tan forajido como el de las FARC, que explicara al menos que también va a abogar por la libertad y la democracia de un país tan excesivamente maltratado como el nuestro.

Monsieur Sarkozy, en el Arco del Triunfo de París, muy cerca de donde usted despacha, descansa, grabado eternamente en sus piedras, el nombre del general en jefe de los ejércitos del norte de la revolución francesa, Don Francisco de Miranda (insigne precursor de la independencia de Venezuela).

¿Será verdad que la embrollona retórica de Chávez (que obviamente usted considera como seria), podría llegar a elevarlo a tan digna distinción?

Espero que los franceses no lo permitan.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba