Opinión Internacional

Vladimir y Birmania

(%=Image(1347213,»C»)%)

La verdad es que la posición del gobierno (Nacional) “socialista” de la República Bolivariana de Venezuela da pena con su posición ante la crisis de Birmania, país que como todos saben ha sufrido un sinnúmero de dictaduras, en especial de dictaduras militares que de una u otra manera se auto declararon socialistas con el fin de obtener beneficios desde la China Popular ex Comunista.

Allí las masacres han sido parte de la vida de los 60 millones de Birmanos que viven, prácticamente, en la Edad Media y con un régimen bastante parecido al del, gracias a Dios, fallecido Pol Pot. Una cosa es cierta, todos mueren algún día, incluso quienes se creen dioses.

La Junta que Gobierna Birmania, es muy parecida a la Junta instaurada por Pinochet en 1973, a la caída del presidente mártir Salvador Allende, traicionado por los chinos, los comunistas rusos y por parte de su mismo partido, amén de los militares, estos últimos desconfiables incluso en el infierno, al cual les cuesta mucho entrar pues Satanás teme que le den un Golpe de Estado o un “Coup de Était”, para ser más fino.

Yo, como periodista, escritor, académico, estudiante (estoy haciendo otro post-grado, pues nunca se es viejo para estudiar y aprender), estoy realmente preocupado por lo que sucede en Birmania. Soy miembro de Amnesty International desde 1977, es decir 30 años, más que la edad de muchos revolucionarios. Y, como tal, siempre he luchado por los derechos humanos y he instado a los gobiernos a hacerlo. Como víctima de la represión en Chile y en Perú (ambos con gobiernos militares en los 70’) recibí la solidaridad internacional de más de cien países, de miles de personas y, no solamente salvaron mi vida y la de mi familia sino que la vida de miles de compatriotas y de extranjeros residentes en Chile, entre ellos muchos venezolanos. Así, que en la medida que puedo, daría hasta mi vida por la libertad de otros y por una democracia sin apellidos.

Yo, sabiendo de que en este gobierno hay presos políticos y no “políticos presos” como dicen los gobierneros y anti deontológicos e inmorales, que hay periodistas perseguidos y amenazados ( y puedo probarlo), golpeados, insultados, pensaba de que el actual gobierno (que no es eterno, aunque ellos – los gobierneros – lo piensen así; Hitler también pensaba que duraría mil años y apenas duró 10 como Canciller del III Reich), pensé que por lo menos para mantener las apariencias de civilizados, de cultos, de humanos (hablan del socialismo humanista), condenarían a la Junta Militar Birmana, que en los últimos días ha asesinado a cientos de protestantes y entre ellos a decenas de monjes (el equivalente a nuestros curas), por el solo delito de pedir libertad y democracia.

No debemos olvidar y el gobierno debe saberlo, que la Premio Nóbel de la Paz (si, ese mismo que piden para Evo Morales), Aung San Suu Kyi, lleva como diez años arrestada en su hogar por el solo hecho de ser opositora y por el hecho de que su partido haya ganado la última elección a pesar de las trampas (¡Te pareces tanto a mi…!). Esta bella e inteligente dama ha denunciado que medio millar de la dirigencia de su partido está presa o desaparecida. Esto a obligado a que los, países europeos condenen a la Junta Militar presidida por el Pinochet birmano general Than Shwe.

Aberradamente, el periodista y vicecanciller para Asia, Vladimir Villegas, quien en el pasado decía luchar por los derechos humanos y por la democracia (como nos sube el Poder a la cabeza, ¿verdad?), denuncia “la intromisión de las potencias extranjeras en el conflicto, así como la existencia de intereses norteamericanos, detrás del argumento del respeto a los derechos humanos”. Villegas afirmó que Estados Unidos trata de justificar una eventual injerencia en Venezuela cada vez que la acusa de violar los derechos de los ciudadanos.

«Nosotros –dijo- no podemos apoyar eso, pero, también entendemos que el discurso de los derechos humanos no es un discurso inocente y que detrás de todo esto pueden estar – porque hace tiempo viene una campaña de Estados Unidos- las manos de sectores interesados en tener en ese país un punto de penetración estratégica».

Señaló, además, que existe una doble moral y una campaña orquestada de «una mano peluda, no muy santa, que actúa mal» .

Obviamente Villegas si se presenta con una doble moral. Yo le pregunto, ¿si las potencias extranjeras, como le llaman los estúpidos a cualquier país o nación que quiera opinar sobre el conflicto de otra nación, no pidieran el cese de la represión asesinatos, encarcelamientos, atropellos, total control de la “mass media”, porque hay que recordar que la Junta prohibió hasta el Internet en Birmania, cosa, por cierto que el ministro Lara asomó por allí que quieren hacer en Venezuela, si ellas no lo hicieran, entonces, quien pararía la carnicería?
Al leer a Villegas si me doy cuenta de que su discurso sobre los Derechos Humanos no es inocente. Para él en Zimbawe no hay persecución ni asesinatos de opositores, en Cuba tampoco, menos en Corea, en Birmania brilla la paz y el Estado de Derecho. Vamos Villegas ¿a dónde quiere usted llegar? – ¿Quiere comenzar a justificar las futuras represiones en Venezuela en contra de las candelitas?
Aquí, señor Viceministro para Asia, la única manos peluda que vemos es la de la corrupción y la de los garimpeiros del pensamiento. Dios nos libre de más diplomáticos como usted. Ahora entiendo su expulsión desde México, país que tanto aguante tiene en materia de diplomacia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba