Opinión Internacional

¿Y el Esequibo no?

En destemplada respuesta a los señalamientos del Primer Ministro británico, Tony Blair, sobre las deficiencias de la democracia chavista y sus consecuencias en el plano internacional, Chávez le pidió devolver las islas Malvinas a los argentinos.

Siguiendo la secuencia –como ocurre siempre-, los corifeos del régimen ampliaban la solicitud increpando a Bush sobre la independencia de Puerto Rico. Estos arrestos de “nacionalismo” (hacia el exterior) llaman profundamente la atención, porque en ambos casos, se pasa por alto el problema territorial (Zona en Reclamación) de
Venezuela con la República Cooperativa de Guyana. Ahora bien, todo lo ocurrido está en consonancia con la política exterior del gobierno: se atienden primero los problemas de otros países (Cuba, Argentina, Uruguay, etc.) antes que los nuestros: la agenda internacional prima sobre los asuntos domésticos.

El comandante de la “revolución” no aprovechó la ocasión, si de verdad quería dar una respuesta contundente y verdaderamente patriótica, para replantear con firmeza, los derechos venezolanos de soberanía en el Esequibo. Quedaron en el cesto del olvido sus palabras expresadas en el programa Aló Presidente del 3 de octubre de 1999: “No vamos a dejar dormir esa reivindicación. Seguiremos reclamando y exigiendo nuestros derechos, como se lo he dicho a las autoridades de Guyana cada vez que he podido y ahora reiteramos”.

Más aún, cuando la propia Janet Jagan, en el Congreso Nacional se comprometía (1998) “al examen de todas las iniciativas que contengan la posibilidad de una solución que sea satisfactoria para los pueblos de nuestros países”.

Obviamente las aspiraciones de convertirse en líder continental de nuestro Presidente, y la necesidad de mantener los votos en la OEA de los países integrantes del Caricom, donde Guyana es miembro fundador, pesa mucho más, que el procedente reclamo de Venezuela sobre el Territorio Esequibo.

Claro está, no pedimos la ruptura de relaciones diplomáticas con la Gran Bretaña (ahora desligada del asunto), como lo hizo Antonio Guzmán Blanco en 1887. Entonces, sí Chávez se atreve a reclamar unilateralmente –sin ni siquiera haber consultado con Argentina- la devolución de las Malvinas, con más razón debió aprovechar la oportunidad, para poner sobre el tapete, un tema de tanta sensibilidad e importancia para todos los venezolanos.

¿Dónde queda toda esa cháchara patriotera de lucha contra el imperialismo? Toda esa invectiva contra el capitalismo salvaje se convierte en frágiles burbujas de jabón, a la hora de reclamar lo que nos corresponde por justo derecho.

Mientras esto ocurre, el comandante general del Ejército, Raúl Baduel, discurre sobre guerras de cuarta generación, para concluir que “la nación está amenazada”. ¡Claro que está amenazada, general! ¡Pero no por enemigos externos! Por la indiferencia e ineficacia de quienes nos gobiernan. Por la corrupción galopante amparada desde el alto gobierno.

Por la falta de respuestas a los problemas más sentidos de los venezolanos. Por la inseguridad personal. Por la entrega de nuestra soberanía a Fidel Castro. Por la dilapidación de los ingresos nacionales. Por los viaductos que se caen sin que nada pase. Por las carreteras que colapsan por falta de mantenimiento. Por la desnutrición infantil. En fin, porque el país se cae a pedazos, ante la mirada indiferente de quienes tienen las responsabilidades de gobierno.

Ahora lo que falta es que Kirchner, en reciprocidad, pida que nos devuelvan el Esequibo…

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba