Opinión Internacional

Zimbabwe y Venezuela

El Observatorio Anti-Totalitario Hannah Arendt -institución que reúne a destacados profesionales e investigadores venezolanos, cuya directiva está integrada por valiosos intelectuales coordinados por Heinz Sonntag – se ha venido reuniendo para condenar la dramática situación de Zimbabwe.

Esta semana convocaron a otras ONGs defensoras de los derechos humanos, para reunirlos el Jueves 10 de Julio en una concentración frente a la sede de la ONU con el fin de llevarle al Representante Permanente de Naciones Unidas un documento dirigido al Secretario General del máximo organismo mundial Ban Ki Moon, una airada protesta en contra de las graves violaciones de derechos humanos y de los valores democráticos, que están siendo aplastados en Zimbabwe.

La denuncia contra el Presidente Robert Mugabe, resalta el hecho de que después de arremeter físicamente contra la oposición, se presentó como único candidato, y en vez de solucionar las actuaciones violentas contra los dirigentes de oposición, extendió su violencia contra el propio candidato presidencial Morgan Tsvangirai, quien fue el triunfador en las elecciones anteriores. En vez de reconocer su triunfo, lo obligó a refugiarse en la Embajada Holandesa en Harare para salvar su vida, y sin el menor pudor, convocó una segunda vuelta electoral fraudulenta, para continuar ejerciendo por sexta vez consecutiva el cargo que ostenta por más de 28 años de poder cada vez más autoritario.

Los venezolanos conocimos en Caracas a Mugabe cuando el 27 de Febrero del 2004, mientras los militares venezolanos reprimían brutalmente a pacíficos manifestantes que deseaban entregarle una carta a los Presidentes del G-15, Chávez le ofrecía la espada del Libertador Simón Bolívar al “hermano Mugabe”, a pesar de su tenebrosa lista de asesinatos, encarcelamientos, torturas y persecuciones a sus adversarios.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ya aprobó una primera condena en la que «lamenta profundamente» que el Gobierno de Zimbabwe haya celebrado la segunda ronda de las elecciones presidenciales, y al mismo tiempo reconoce que “las condiciones para la celebración de elecciones libres y justas no se han dado”

Por ello la manifestación organizada por el Observatorio Hannah Arendt, al reunir a centenares de venezolanos en esta denuncia, representa una contribución directa de los demócratas de nuestro país que al condenar de manera categórica este proceder que atropella la voluntad del pueblo de Zimbabwe, promueve que los países del mundo adopten medidas efectivas, entre otras, un embargo de armas contra Zimbabwe, para impedir que la escalada represiva contra los opositores se convierta en un serio riesgo para la región. Ello es una muestra clara de solidaridad democrática

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba