Opinión Nacional

11, A día del genocidio

La sociedad civil, culposa durante décadas por abandono de sus derechos, de súbito, sin organizarse, como siempre, hizo un plebiscito signado con sangre que ganó en buena e indiscutible lid al reclamar la salida de Chávez, siéndole arrebatado su triunfo por protagonismo y errores inexcusables. Ante el alevoso y premeditado genocidio de un grupo de venezolanos indefensos quienes ejercían su sagrado derecho a manifestar ante el Palacio de Miraflores, como en cualquier país democrático, se rebelaron los militares quienes, justa y certeramente, se negaron a cumplir el Plan Avila ordenado por Chávez, el genocida junto con Diosdado Cabello y Freddy Bernal responsables de los francotiradores. No hubo golpe sino rebelión militar y abandono de la presidencia o, según Lucas Rincón, la renuncia de Chávez. Acto seguido es una suma inexcusable de órdenes militares desde Fuerte Tiuna; del concurso de unos imberbes, hijos de papá comandados por Perez Recao, un psicópata, quienes no sólo disponen de un Carmona débil, superado por los acontecimientos, desleal con la CTV, con los partidos, con las ONG y con cualquier plan moderadamente imaginado para ese momento, sino que también disponen de la llamada “meritocracia” militar, algo imperdonable y causa de la “huida del pájaro en la mano”.

Hay que ser ignorante y prepotente para creer se puede “montar” sobre un comandante del Ejercito, General de División y comandante de la rebelión, un oficial de menor jerarquía. Este irrespeto al mérito y la insatisfacción de Arias Cárdenas -por no dársele parte en el nuevo gobierno o porque no le gustó el carácter totalitario del Decreto (¿?), motivaron que los militares se retiraran a sus cuarteles y funcionara, lo único inteligente y preparado por Diosdado Cabello: la salida de los círculos chavistas el 13A, quizás no más de cinco mil en Caracas, quienes tomaron Miraflores, -abierta de par en par y con la misma guardia que dejó Chávez…- y con 200 motos tomaran el control de los medios de comunicación, saquearan negocios ante la vista complaciente de la guardia en muchos sitios, cual premio, volviendo un Chávez debilitado y supuestamente condicionado… en las 4 horas que tardó su retorno de La Orchila… Se autojuramentó Carmona el 12A, en vez de ir a la Asamblea Nacional, acéfala, con parlamentarios chavistas enconchados en ese momento y mayoría opositora. Lo cierto es que a la sociedad civil le hurtaron su sueño un grupito de autosuficientes e ignorantes en política y el protagonismo de otros. ¡Qué dolor! ¡Qué vergüenza! Somos una “Banana Republic”. La sociedad civil sigue aún golpeada y temerosa a pesar de la hermosa marcha del 1º de Mayo en Caracas. La sociedad y las mujeres en particular, -una vale por veinte hombres- deben salir a la calle sin temor, participar en foros, viscerales o de reflexión pues Chávez no rectificará principios sino estrategias. Las causas del 10D, 23E y 11A siguen vigentes…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba