Opinión Nacional

11 de abril: ¿una mala jugada o arrugue militar?

Cuando se escriba la verdadera historia sobre los sucesos del 11 de abril del 2.002 no existirá ninguna duda que los militares, que para ese momento, se pensaba, estaban defendiendo la Constitución, le hicieron una mala jugada al país, pues no fueron capaces de mantener un discurso sincero durante esos fatídicos días.

Todavía nadie puede explicar con argumentos lógicos que por los hechos que estaban ocurriendo la tarde del 11 de abril, el alto mando militar le haya solicitado la renuncia al presidente de la República –quien supuestamente la había aceptado- y luego ese mismo alto mando militar haya aprobado que ese hombre, al cual 48 horas lo acusaban de violar la Constitución y responsable de tales hechos, volviera a ejercer la presidencia. ¿Qué pasó allí….? La tesis de los partidarios del oficialismo es que el pueblo se lanzo a la calle, para devolver a Chávez a la presidencia, cuestión ésta que no es cierta pues, ya que si aceptáramos ese argumento como valido, tendríamos necesariamente que decir que mayor fue la cantidad de personas que días antes exigían su renuncia. Hoy como un ciudadano más que marchó en las calles de Caracas aquel 11 de abril, sólo me queda un amargo sabor al recordar esa fecha. No porque Chávez esté nuevamente en Miraflores, sino porque hoy el país está profundamente fracturado y no avanzamos hacia su unificación, sino por el contrario, cada día que pasa se consolida esa fractura. La exclusión se respira por todas partes; prueba de ello es que sí ejerciste el constitucional derecho de firmar para activar el referéndum revocatorio en contra del Presidente, quedaste marcado con el rótulo de escuálido.

Con suma preocupación percibo que ni a corto, ni a mediano, ni siquiera, a largo plazo las diferencias políticas en Venezuela se puedan dilucidar como se dilucidan en democracia, es decir, a través del voto, debido a que no se confía en el arbitro electoral.

Mientras que el gobierno señala que el enemigo es externo, o sea, EEUU, internamente se vienen elaborando un conjunto de leyes que limitan el ejercicio de preciados derechos democráticos, como por ejemplo, la libertad de expresión y el derecho a la protesta entre otros, los cuales condenan con cárcel a quien se atreva a criticar a un funcionario público, siempre y cuando esa crítica sea considerada por un juez como una ofensa, aunque ya sabemos que debido a como están las cosas, no resultaría nada difícil las consideren; ejemplos hay muchos: los casos del General Francisco Uzon, Patricia Poleo, Ibéyise Pacheco etc.

El máximo representante del Poder Judicial en Venezuela insistentemente ha defendido la revolución, lo que implica que también debemos entender que el derecho penal actualmente se aplica revolucionariamente y en este sentido, es de suponer también, que para el oficialismo no habrá peor delito que aquellos que atenten contra la revolución. Ofender a sus líderes……?????

A propósito de este tercer aniversario del 11-A es bueno que los ciudadanos recordemos que los pueblos que no luchan por su libertad están condenados a vivir en esclavitud.

(*): Site del autor (%=Link(«http://www.pabloaure.com»,»http://www.pabloaure.com»)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba