Opinión Nacional

7 años de retroceso en materia laboral

Las cosas venían mal en 1998 en las condiciones de vida de los trabajadores venezolanos, por ello cuando se aprobara la Constitución Bolivariana de Venezuela en 1999 se creyó en el inicio de una etapa de recomposición del sistema de relaciones de trabajo en nuestro país; con el desarrollo progresivo en la Carta Magna de los principios laborales y sociales establecidos en la Constitución de 1961. Luego de 7 años de gestión chavista nos ha quedado muy claro que este régimen en su ascenso al poder, en su fase de ascenso a las instituciones asumió un rostro progresista, para luego al ejercerlo no tuvo escrúpulo en convertir en letra muerta los más nobles ideales prometidos, no va vacilando en demostrar su orientación represiva en la materia.

Los indicadores y cifras son en tal sentido lapidarias al realizar un balance de estos 7 años de gestión, a los que califico de regresión en el mundo laboral, como indicaré a continuación: El tema del Salario y el Poder Adquisitivo es emblemático, el Presidente Chávez se jacta de lograr un salario de 219 $, uno de los más altos de América Latina, cuestión cierta y a la vez contradictoria, ya que en el continente el salario mínimo es un tope para fijar remuneraciones superiores para el conjunto de la escala de salarios, aquí en Venezuela el salario mínimo es el salario promedio del mercado. En lo referente al poder adquisitivo en 1998 con el salario mínimo de 100.000,oo bs se obtenía el 80% de la canasta alimentaria, hoy con 465.000 bs. se adquiere un 65% ante el costo actual de 693.000,oo bs., siendo más inalcanzable la cesta básica de bienes y servicios de 1.700.000,oo bs.

En cuanto al desempleo, la situación no puede empeorar más de 12.300.000 de Población Económica Activa, tan sólo 4.400.000 tienen un empleo formal, el resto se encuentran 55% en la economía informal, 1.900.000 desempleados y 500.000 niños en el trabajo infantil, lo cual agrava más el desempleo , ya que el trabajo infantil afecta a los puestos de trabajo del mercado y son peor remunerados.

En materia de Seguridad Social, la Asamblea Nacional despilfarró 5 años y medio de gestión aprobando leyes punitivas y cercenadoras de la libertad de expresión y del derecho a huelga; dejando para una gestión posterior aprobar el corazón del Sistema de Seguridad Social, como lo son las leyes de Salud y la de Pensiones. Pretendiendo implantar como permanente programás de emergencia como lo son las misiones.

En lo referente a la Seguridad Ciudadana, de los 55.000 muertes causadas por el hamponato en las principales ciudades del país, el 80% son humildes trabajadores que mueren en las barriadas ante el azote de cobradores de peaje o en el enfrentamiento cruento de bandas armadas, o en el asalto a los choferes del volante. En materia de Seguridad Industrial más de 200.000 accidentes de seguridad industrial segando la vida a decenas de trabajadores y mutilado a cientos de ellos revela la condición precaria del Ministerio del Trabajo y del Instituto de Previsión Laboral del sector.

El premio del septenato lo tiene la actual gestión en materia de libertad sindical y contratación colectiva. Es uno de los gobiernos del continente campeón en la violación de los convenios 87 de libertad sindical, 98 de contratación colectiva y 111 de discriminación política, a tal nivel que nos han visitado en 4 años 2 misiones de contacto directo, dos delegaciones técnicas y 1 misión de alto nivel técnico en enero de este año. Destacándose la política antilaboral del régimen por el apartheid contra 23.000 trabajadores petroleros. Hoy en el 2006 se identifica una disminución en 50% en el número de sindicatos y contratos colectivos con relación a 1958, las cifras maquilladas del Ministerio del Trabajo es producto del paralelismo sindical auspiciado por éste organismo.

La faena la ha redondeado la actual gestión con una profundización de la precarización o flexibilización laboral con el impulso como política de Estado de pseudocooperativas, interpretaciones sesgadas de la cogestión, de la implantación de las llamadas Empresas de Producción Social(EPS), las cuales disgregan los sindicatos y los contratos colectivos ante una propiedad colectiva a nombre del Estado. Experiencias que contienen en su objetivo la disolución del trabajo dependiente.

Que efectos podría tener toda esta implosión del mundo del trabajo. Por supuesto más pobreza. En 1998 se situaba alrededor del 46% y para el año 2005, en un desliz del INE oficialista, su presidente Elías Eljuri, reconoció que la pobreza había aumentado en este perìodo en 9 puntos. Debiendo dar marcha atràs so pena de perder la cabeza y el puesto a exigencia del jerarca de Miraflores.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba