Opinión Nacional

A Chávez lo esperamos en Urica

El Urogallo fue el primero en engañar a los venezolanos ingenuos al frente de la “Legión Infernal”. El taita acabó con la barbilampiña “patria boba”, lavando el cerebro a humildes llaneros, convirtiéndolos en salvaje jauría. El taita Boves ha renacido.

Boves hizo huir a los patriotas hacia Oriente, incluyendo a Bolívar. El bárbaro parecía imbatible. Nadie lo podía contener. Todo el mundo huía despavorido ante las afiladas lanzas de los centauros. La batalla de Los Magueyes, el 9 de noviembre de 1814, pareció rubricar la inevitable victoria del caudillo. Las armas venezolanas estaban acabando con la república y exterminando a sus ciudadanos.

Hasta ese momento los llaneros no sabían que el falso salvador los conducía al desastre y los estaba implicando en traición a la patria. Nadie sospechaba que el taita tenía sus días contados. El 5 de diciembre se libró la batalla de Urica. Alli triunfó por última vez El Urogallo, quien durante la batalla rindió su alma perforado por una lanza criolla.

 El Urogallo fue un verdadero líder. Él no mandaba a los otros a pelear y se escondía en la retaguardia. El taita era valiente además de criminal. Por eso este personaje vesánico al final murió como un hombre.

El Boves reencarnado anda por ahí desde hace doce años. Disfrazado de Bolívar, está a punto de destruir la nueva patria boba. Juramentado con el cubano para destruir la democracia, nos conduce al abismo. Todos le temen a su verbo insultante y a su poder económico, aunque saben que sigue los lineamientos de Fidel Castro para establecer una dictadura comunista. Muchos falsos patriotas se le han unido. Algunos movidos por el afán de poder y riqueza, otros atraídos por el engañoso mensaje de redentor social.

 Por fortuna aún quedan fuerzas morales importantes en Venezuela que no han vendido su alma por unas baratijas marxistas. Apelamos a ellos. No solo a quienes se oponen al salvaje que quiere ponerle la bota roja en el cuello a los venezolanos, sino especialmente a quienes lo siguen. Los seguidores del déspota actúan engañados como quienes siguieron a Boves con su “Legión Infernal”. A estos conciudadanos los instamos a abandonar el barco castrista y unirse a nosotros para salvar la república. No se trata de conspirar ni tomar cuarteles. Se trata de enfrentar al aspirante a tirano con nuestra única arma: el voto.

 Al Boves del Siglo XXI, que no siga adelante con sus violaciones a la Constitución. No continúe atentando contra la libertad, la propiedad privada, adoctrinando a nuestros hijos, amordazando a los medios de comunicación y cometiendo otros desmanes contra la Carta Magna. Si lo hace, lo esperamos en Urica.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba