Opinión Nacional

¡A la víbora a la mar! ¡La revolucion podra pasar!

La comunicación que nos hace llegar el señor Jorge Troncone Cañas es muy oportuna e interesante. Su objetivo es obtener respuesta a una interrogante central: ¿puede afirmarse con propiedad que la revolución de que se habla hoy comenzó en la década de los sesenta? Y como motivación señala, entre otras cosas, lo siguiente: yo creo que el proceso revolucionario no nació en las elecciones del 06D-98. Es a comienzos de los años 60, cuando las fuerzas de izquierda PCV y MIR deciden emprender el camino revolucionario que debía terminar en la toma del poder por las fuerzas insurgentes. Se creó entonces una situación internacional en la cual la revolución era componente esencial. Cuba estaba a la cabeza de la revolución latinoamericana porque es, precisamente en ese país, donde nace la experiencia madre de la revolución latinoamericana y dado que las revoluciones producidas en México y Guatemala no logran establecerse y permanecer.

Los orígenes del ‘proceso’

A partir de la revolución cubana se echan las bases de la revolución continental que prendió en diferentes países, entre ellos, Venezuela. De modo que no puedo entender que ahora se quiera establecer la revolución como producto de un movimiento que no tuvo nada que ver con revolución, como lo fue el 04F-92, ni que la revolución radical de la sociedad venezolana, nace como producto de la contienda electoral de 1998 o de una decisión de un nuevo caudillo acompañado de un grupo de apoyo que se convirtió en vanguardia revolucionaria. En definitiva, si aquí está vigente un proceso revolucionario, yo mantengo que comenzó mucho antes y no con los eventos citados. Y le digo además, profesor, que tanto en el pasado como en el presente no he tenido mayor claridad respecto a los logros de lo que se ha tenido como proceso revolucionario. En la década de los 60 se habló del tema hasta la saciedad y se actuó en términos de lucha armada. Las acciones guerrilleras ocuparon un gran espacio en los medios publicitarios, pero difícilmente puede sostenerse que obtuvo logros en cuanto a los objetivos que tiene que perseguir una revolución. Sin embargo, es evidente que fue entonces y no ahora, cuando comenzó el proceso revolucionario en Venezuela.

Lo determinante es captar las manifestaciones esenciales

A estos planteamientos, que aspiramos haber resumido de manera acertada, hacemos algunos comentarios. En sentido general, el problema central no reside en los puntos de partida. Establecer el proceso de formación y desarrollo de un fenómeno es importante, pero lo determinante es captar las manifestaciones esenciales del caso en estudio. En esta dirección, habría que preguntar por la teoría-programa-proyecto y la acción producidas en este expaís para fundamentar y apuntalar una práctica revolucionaria conducente a la transformación radical de la sociedad. ¿Qué es lo que en teoría se entiende por revolución y cuál la práctica adelantada?

¿ Revoluciones? ¿transformaciones?

¿Es que las llamadas transformaciones radicales que registran la historia del hombre significan un verdadero y profundo cambio de la vida-.esencia de la realidad y condición humana? ¿Cómo negar que todas las ‘transformaciones radicales’, desde la aparición de la propiedad privada han tenido a bien mantener incólume la explotación? Y esto puede ser visto como válido y explicable en los límites de los ‘viejos sistemas’. Pero ¿qué ocurre con el ‘cambio radical’ que termina por producir el sistema socialista? ¿Creó la revolución socialista una nueva y diferente sociedad que pueda exhibirse hoy como el más grande logro del hombre? ¿Fueron establecidas nuevas y solidarias relaciones de producción? ¿El hombre dejó de ser lobo para el hombre? ¿Se creó un reino de justicia, paz, entendimiento y amor? ¿Una sociedad no regida por la ley de lo tuyo y lo mío y donde el desprendimiento y la intercooperación rigen todas las relaciones?

Transformación y sociedad colonial

En realidad, mi querido amigo, estamos muy lejos de esta sociedad. Por ello, hoy es inevitable repensar lo que ha sido y es la teoría y la práctica de lo que se ha entendido por revolución. En el mundo actual es materialmente incoherente hablar de revolución sin expresar con toda claridad a qué nos referimos. Y si esta observación tiene alguna validez, entonces queda claro que la consideración sobre el proceso revolucionario venezolano toca más al vacío que a la realidad y la historia. Lo que se ha denominado ‘revolución socialista’ o ‘socialismo real’ está muy lejos de los postulados establecidos por Marx y Engels. Y la ‘revolución bolivariana’ que aquí se dice adelantar, nadie sabe a qué alude porque no hay programa que defina la materia ni diga en qué consiste. Nadie explica la transformación de una sociedad en la cual siguen con vida y gozando de buena salud muchos de los postulados fundamentales de la sociedad colonial y en la que, además, no se ha logrado entender a cabalidad siquiera el significado de la tan nombrada ‘república’.

Nuestra permanente condición de súbditos

Pasamos de colonia a república hace 191 años, pero no sabemos la real diferencia entre una y otra. De hecho, la esencia de nuestro comportamiento mira más hacia el súbdito que hacia la condición del autónomo, independiente y libre. Porque, en sentido global, vivimos en un mundo de dueños y súbditos. Venezuela está en este marco y aquí no ha habido ‘proceso revolucionario’ que produzca una ‘transformación radical’ que nos saque de la triste ‘condición de inferior’ que nos otorgaron los propios ‘viajeros de la civilización’ a partir de 1492. Sobre estos temas hemos escrito unas cuantas cosas y a ellas remitimos al amigo Troncone.

La misma y vieja crisis

¿Cómo explicar entonces la situación que vive hoy este expaís? Si no sabemos de dónde venimos, dónde estamos, cuál el camino a seguir, muy difícilmente podremos tener noción de lo que ocurre hoy aquí. Muy poco o nada nos diría la crisis que vive hoy esta sociedad. En principio, hay la tendencia a calificar esta crisis como algo sin precedentes Y en este punto caemos en una trampa. La crisis venezolana y latinoamericana es la misma e histórica crisis de la explotación, el sometimiento, la injusticia en todas sus expresiones. El venezolano del común está ubicado hoy, en términos esenciales, en la misma posición del llamado esclavo o el siervo. Es el mismo despojado y desheredado del pasado. Su conciencia comprada por el mismo capital y alimentada por las mismas voces de la demagogia. Los mismos agentes vendedores de miseria andan hoy convenciendo a las mayorías de la necesidad de permanecer en la condición de súbditos. Porque el mundo está disfrutado por los señores, pero abrumadoramente habitado por súbditos, saqueados, sacrificados en su vida y espíritu, aún antes de nacer.

Pasado y presente de la misma miseria

Esta es la historia que se hace hoy en estos países, la historia del ayer. Un pasado y un presente que no marca diferencias. Porque todo está lleno de atraso, servilismo, miseria. Por ello no se puede ver la crisis como un acto extraordinario. Es la constante de la vida de una sociedad sostenida sobre el engaño que ayer se llamó independencia y luego se bautizó como república. De inmediato se tomó como coletilla la tal revolución y se comenzó a sumar experiencias de ese tipo en la misma medida en que se juntaban y juntan muertes.

¿Revolución en un mundo sin revolución?

Hoy en este expaís se vive una tragedia dimensional. A lo largo de 190 años se ha ofrecido y vuelto a ofrecer las más variadas reivindicaciones que, en cada caso, se han convertido en simple lista del engaño Ese ha sido el proceder de todas nuestras revoluciones. En el caso actual, se llama de nuevo a revolución en un mundo sin revolución, pero sí con una gran capacidad de mentira y miseria. Por ello aquí prevalece el ‘líder’ quien asume la más absoluta desubicación histórica para conformar una sociedad cuyos signos estelares son la inestabilidad, ingobernabilidad, incertidumbre, confusión y falta de perspectiva.

Viejos contra nuevos ladrones

¿Hacía donde coger? ¿Qué hacer? ¿Cómo sobrevivir hoy? La frustración crece de manera impresionante. Las mayorías creyeron, una vez más, en el viejo ‘proceso revolucionario’ y reivindicador y éste sólo vino a reproducir todas y cada una de las viejas dolencias: la corrupción, la miseria generalizada, la inmoralidad-impunidad, el crimen. Por ello el actual jefe se halla ante múltiples acusaciones. Los viejos ladrones contra los nuevos y renovados. Los viejos tramposos contra los reciclados. Y es así como hoy el debate se sitúa a nivel de ‘antejuicios de mérito’, convocatoria plena a la inmoralidad y la descomposición. Una sociedad vuelta basura a la cual se le agrega más padecimiento y dolor. Un mundo que identifica la trágica payasada con la justicia. Esto está claro en este caso que suma todos los telones del pasado.

Disputa entre tramposos

Frente al ‘circo de la justicia’ de este momento, están dos fuerzas llenas del agotamiento y perversión de siempre. Un día después del ‘fallo’, el derrotado dice que se recupera y anuncia ganar terreno porque la sentencia es el colmo de la suciedad. ¿Y qué fueron las dos anteriores? ¿Un dechado de decencia, ciencia y sabiduría jurídica? El ‘jefe único’ dice el domingo 11: el pueblo, los militares y yo, no nos vamos a calar un fallo a favor de los golpistas. Convoca a su pueblo a la pelea. Sin embargo, después de todas esas amenazas, reforzadas por diputados ‘radicales’ y otros funcionarios, la inmensa presión sobre el TSJ y el millonario despliegue publicitario, para decirle a los magistrados ¡no pasarán! lo que menos podía suponer un observador es que la manifestación gubernamental-quintorepublicana se limitara al pequeño grupo que allí acampó.

GN contra manifestantes oficialistas

Dos horas antes del fallo se reiteraba que estaba llegando gente de todos los rincones de la ciudad y el país para hacer saber al TSJ que tenían que condenar a lis golpistas o serían castigados por el pueblo. Se amenazó hasta con la toma de la sede del TSJ. Al momento de la decisión, el grupo rompe la barrera de la policía de Caracas y de inmediato actúa la GN. La descarga de lacrimógenas fue contundente. El grupo se dispersa. Por ninguna parte se ven los dirigentes. Un reducido número de manifestantes se reagrupa para enfrentar la GN con las consabidas piedras, palos, cohetones disparos. Estamos entonces ante un episodio inédito en la llamada historia nacional.

¿Soberano para carne de cañón?

Pero ya el lunes en la tarde y el martes el presidente cambia de parecer y decide acatar lo que decida el TSJ. Mientras, los radicales se mantienen en la posición inicial y por ello encabezan las protestas la tarde del 14-08. Pero una vez que la GN actúa, las voces radicales, que llevaron y alentaron a la gente a la protesta, ni lanzaron el grito de combate ni criticaron a la GN. Su llamado ahora fue a aceptar pacíficamente el dictamen aunque se mantuviese el desacuerdo. Entonces ¿para qué se convocó la manifestación? ¿Es que se llegó a pensar que los magistrados se asustarían ante la presión de las masas? ¿Quiere decir esto que una vez más se convoca al soberano como ‘carne de cañón’?

Las grietas del oficialismo

El gobierno busca salidas a la crisis. Un grupo de militares chavirrevolucionarios propone un autogolpe, para dar continuidad al ‘proyecto’. La constitucionalista-pacifista propugna la convocatoria a una nueva constituyente, para volver a eliminar los poderes constitucionales de la ‘revolución’. Si no hay una solución por esta vía, podría darse el enjuiciamiento (FIEM, BBV, crímenes de lesa humanidad), liquidación y hasta prisión del presidente. Por ello, los radical-talibanes o ‘bloque negro’, proponen y asumen la confrontación violenta para liquidar la oligarquía y el escualidismo. La variante de ‘salvación institucional’ es esgrimida por la mayoría del PPT, que tiene por objetivo lograr la paz y el entendimiento entre todos los venezolanos. Y, en el marco de los ‘odios revolucionarios’ que están danzando por todo este expaís, no puede negarse la posibilidad del golpe a lo tradicional, la explosión social y una nueva lucha armada (¿guerra civil?) que nos mantendría en la terrible y dolorosa cuenta de muertes a que nos mantiene afiliados la histórica crisis que determina y particulariza esta sociedad.

La misma vieja política

¿Cómo mantener entonces la burla-engaño revolucionario que corresponde a esta hora? ¿Es que no caerá en cuenta este proceso y su ‘taita’ que ha llegado la hora de los pueblos y no de los privilegiados y saqueadores representantes? ¿Y habrá visto la llamada oposición que el problema hoy no radica en la búsqueda de un ‘nuevo líder’ sino en crear un nuevo modelo de sociedad? ¿Entenderán, gobierno y oposición, que en el colectivo-pueblo comenzó a operar un sentimiento de ruptura que amenaza con enfrentar los nuevos y viejos agentes del mismo fracaso? Mientras, ¡a la víbora a la mar, pasa la revolución!

Insistiendo

—El camarada y amigo Jerónimo Carrera cumplió el 14-08 ochenta años, casi todos dedicados a una misma lucha y forma de vivir, En la CPT-UCV, donde es profesor permanente desde 1983, lo nombramos ‘Maestro Floricultor’. —La agenda del canciller en USA tiene un punto clave: discutir con miras a un acuerdo-cooperación que permita salvar al actual gobierno por la vía de la transición con o sin Chávez pero con una fuerte inversión en la compra de voluntades y posiciones. — La venta directa de bonos: otra modalidad de robo revolucionario (RR). _ Viva el gabinete antineoliberal salvaje! _—Viva el IVA, el IDB, el hambre, la desnudez y la revolución! — La mayoría de la oposición en la AN llegará para la culminación de la crisis. —El CNE dice que Chávez, Miquilena, Rafael García F. y Alejandro Armas son los responsables de las finanzas del MVR y tienen que responder por las ayuditas. Miquilena dice que esos fueron acuerdos de Chávez con Tobías Carrero. — ¡La IV se quedó pendeja!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba