Opinión Nacional

A prisión Noticiero Digital

La culpa es de Bolipuertos que no manejó adecuadamente el almacenamiento de los contenedores. La culpa es de Zim, la naviera internacional, que dejó muchos contenedores en Venezuela, atorando la operación normal de nuestros puertos. La culpa de de los transportistas privados, que solo persiguen el lucro. La culpa es de la burocracia de la Aduana. La culpa es de la tramitología que se requiere para sacar la mercancía de los puertos. La culpa es los oligarcas que reempacaban la mercancía, que aun permanecen como operaciones privadas y torpedean la acción del gobierno. La culpa es del presidente de Pdval. La culpa es de los especuladores, que juegan a que la escasez se convierta en ganancias. La culpa es de la energía eléctrica, que hizo que los contenedores no recibieran el frio necesario. La culpa es de Noticiero Digital que denunció esta macolla. La culpa es de cualquier otro, menos de la revolución.

A mí me gustaría que me dijeran cuantos contenedores se le quedaron podridos a Makro, Éxito (No a Bicentenario), Excélsior Gama, Víveres de Candido, Central Madeirense y las centenas de importadores de alimentos privados que importan todos los dias alimentos a este país, incluyendo a Alpina, Nestlé y tantos otros. Estos importadores pasaron por los mismos puertos, por los mismos trámites y por las mismas exigencias y sacaron su mercancía para ser vendida a los consumidores. Lo mismo lograron hacer las ensambladoras de vehículos, los importadores de línea blanca y todos los que requieren importar mercancía o materias primas para el manejo de su operación. Lo invito a que saque cuentas y llegue a sus propias conclusiones. Todos sacaron su mercancía a tiempo. Los únicos que perdieron casi tres mil contenedores, más los que están por aparecer todavía, fue la ineficiente operación de Pdval que pensaron que hacer una cadena de valor para sostener importaciones y distribución de alimentos era así como soplar y hacer botellas. La denuncia de esos contenedores podridos salió al aire hace más de un año, cuando buscaban con desespero un lugar para llevárselos, pero sólo pudieron sacar unos setecientos contenedores a Tinaquillo. Sorprende que pudieran esconder este caso por más de un año y sorprende más que no accionaran durante ese tiempo para desaparecerlos, incinerarlos o tomar cualquier acción. Hasta para eso son ineficientes. Esperaban que la solución bajara del cielo. Me gustaría conocer por dónde va la cuenta de mora en devolución de contenedores y quien la va a pagar a las navieras.

No hablan de los más de doscientos camiones que se perdieron bajo la acción del salitre en un terreno en las cercanías de Morón, que compró Pdval, para entregar a cooperativas y que fueron recogiendo a medida que, por falta de mantenimiento, se fueron parando, para que ahora, busquen con desespero a quien regalarlos, para que les quite de la vista ese cementerio de unidades. No les duele el dinero de la patria.

Lo único rápido y eficiente en este país es un juicio sumario a un grupo de distribuidores de mercancía en Quinta Crespo, a los que le hicieron una inspección el viernes y el domingo les decretaron expropiación por especulación. Clase de velocidad procesal. El juicio de los tres mil contenedores perdidos, tomará semanas, meses, años y jamás aparecerán los responsables. El veintiséis está cerca, muy cerca.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba