Opinión Nacional

¿A quién callará Hugo Chávez?

Las amenazas del presidente Hugo Chávez en contra de las empresas norteamericanas y europeas radicadas en el país no dejan de ser una estrategia demagógica por tratar de convencer a la población venezolana de su poder. Por otra parte, permite ser el foco de atención de los medios de comunicación social nacionales e internacionales. Algo similar ocurre con el viaje que tiene planificado. Todos los medios están alertas al posible encuentro de Hugo Chávez con el Rey de España: ¿lo mandará a callar? Pero, en este gran show político, propio de los tiempos actuales, debe haber espacios para una mayor reflexión.

En resumen, el discurso demagógico del presidente venezolano es básicamente conflictivo con la intención de ganar presencia en la opinión pública; en especial, cuando nos acercamos a un proceso electoral en el cual debe lograr colocar a sus seguidores incondicionales del Partido Socialista Unido de Venezuela en las elecciones regionales de este año. Esta estrategia le garantizaría fortaleza política en los próximos años. Por otra parte, proyectar la revolución bolivariana (con las estadísticas del gobierno) es útil para convencer a los inversores, en especial aquellos con los cuales se pueden hacer negocios. En definitiva, en un esquema de libre mercado, a las empresas les interesa los números en positivo; es decir, si hay que decir “si señor presidente, Usted es el mejor” para introducirse en el mercado venezolano, ¿cuál es el problema?

¿Cuál sería la situación del país si las empresas norteamericanas y europeas decidieran cerrar sus oficinas en el país? ¿Cuál sería la respuesta del presidente si los empresarios extranjeros clausuraran sus comercios? ¿Tiene el gobierno revolucionario la capacidad humana y técnica de responder a una situación con esas características? El gobierno actual es consciente de su capacidad de controlar algunos aspectos de la diplomacia internacional por el precio del petróleo. En definitiva, es un recurso estratégico; pero, no es una condición única para que otros países se rindan a las pretensiones presidenciales. Sin embargo, cuando se habla de dinero, hasta las posturas más opuestas buscan espacios para negociar. El lenguaje del comercio es la rentabilidad, no son la pobreza ni los derechos humanos. Ese es un problema político.

La crítica a la gestión presidencial de Hugo Chávez no es una defensa a ultranza de las políticas expansionistas y muy lucrativas de algunas empresas multinacionales. Sin embargo, la finalidad de un gobierno democrático es gestionar un ambiente estable en lo político, económico y social en beneficio de los intereses de los venezolanos y de quienes invierten en el país. ¿Si las empresas norteamericanas y europeas son tan maléficas como señala la revolución bolivariana porque durante el período de Hugo Chávez han seguido en el país? ¿Los partidarios del presidente no se hacen esas preguntas? Probablemente crean que el presidente expulsará a los invasores. Por lo pronto, sigamos en la frecuencia revolucionaria: ¿Hugo Chávez mandará callar al Rey?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba