Opinión Nacional

¿A quién creer: Schemel o Willian Izarra?

El lo sabe y guarda silencio, mientras afina lo que debe hacer para intentar perpetuar lo que ya él mismo define como “el chavismo”, imitando quizás al “peronismo”. Entre tanto, en los medios de comunicación del gobierno -que no del Estado- y siguiendo sus instrucciones, han lanzado la campaña del “corazón”, donde todo es amor, entrega de casas, bienes y servicios que funcionan, misiones exitosas, en fin, la muestra de un país que no existe, como el “mar de la felicidad” de Cuba, todo construido… en socialismo. Sin embargo, a los extremistas “chavistas” no les gusta el corazón, ni la bondad, ni los mensajes positivos del líder rodeado de niños, madres y abuelas. Todo lo contrario, se ocupan de impulsar al máximo la polarización del país. Para ello, insultan groseramente al “otro” candidato y utilizan un incendiario discurso para incitar el odio social entre los ciudadanos. Así las cosas, tenemos a un presidente casi ausente. Una campaña electoral tratando de vender una obra amorosa de gobierno sin la suprema presencia, y un grupo de líderes segundones, exaltados y asustados, vociferando totalmente fuera del guión. De verdad, que es difícil pensar que esta estrategia conduzca a una victoria.

La oposición ha ganado dos elecciones. Una, cuando los venezolanos le dijeron NO a la nueva constitución roja, la “socialista”. Y otra, cuando obtuvieron el 52 % de los votos en las elecciones legislativas. ¿Por qué no habrían de repetir estos éxitos con mayor fuerza? Todo indica que quienes defienden la libertad ahora cuentan con mayor liderazgo, recursos políticos y sociales, organización electoral y unidad nacional entre partidos, sectores de la sociedad civil, estudiantes y otros factores, lo cual los potenciará hasta límites insospechados.

En esas campañas, el mandamás y su séquito también decían que ganaban en las encuestas y que iban a “barrer” con la “derecha”. Que la burguesía “patatín” y que el imperialismo “patatán”. En las pasadas elecciones de gobernadores, la oposición recuperó Nueva Esparta, Miranda, Carabobo, Táchira, la Alcaldía Metropolitana, conservando Zulia, demostrando que es posible vencer al oficialismo. Ahora, además los “chavistas” ya perdieron Lara, y pueden salir derrotados muy probablemente en Bolívar con Andrés Velázquez a la cabeza de la Unidad. En Monagas, el “gato” escribió la derrota de los rojos, en Cojedes pierden, en Anzoátegui también, Portuguesa está ahí-ahí, y en la mayoría de los estados, que aún pueden ganar los pesuvistas, sin duda, la oposición sacará más votos que en el pasado. Entonces, cómo puedo yo sacar las cuentas de Oscar Schemel de Hinterlace. No me cuadran esas cifras.

Por último, no puedo dejar de referirme a los ataques al candidato Capriles. Todo el mundo sabe que cuando alguien está perdiendo aparatosamente una campaña electoral, su adversario no lo nombra. No acepta debate y no lo insulta ni provoca. Si lo hace, esto podría ayudar a recuperar a quien está ya liquidado. Vea, amigo lector, VTV, sus programas líderes, sus micros y pregúntese: ¿A quién nombran más: Chávez o Capriles?…

El 7 de octubre más de un chavista se va a llevar una gran sorpresa incluso el dignatario. Quizás el único revolucionario que no se va a asombrar por los resultados sea Willian Izarra, quien dirá: ¡Yo trate de advertirlos! 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba