Opinión Nacional

A ver si así está bien

Las amenazas del Presidente de la República y de José Vicente Rangel contra los medios de comunicación me han infundido pavor. Bajo el efecto del miedo he llegado a la conclusión de que tengo que escribir cosas que les gusten a ellos. Y he decidido empezar de una vez.

Vamos a ver si así está bien.

Nota reeducada 1. El presidente Chávez dijo, el pasado 13 de abril, en una cadena de radio y televisión (demasiado corta, por cierto), que él ya no es el rey de los pendejos. Tiene razón. No toda, pero tiene razón. Tiene la mitad de la razón: Presidente, usted no es el rey.

Nota reeducada 2. El imperialismo no encuentra de qué valerse para arremeter contra el gran líder bolivariano. Acaban de poner en práctica una estrategia para desalojar a Chávez del centro del interés mundial; y lo han logrado con una treta vil: Bo, la mascota de la Casa Blanca, está de segundo en el ranking de popularidad mundial, después, naturalmente, de su dueño, el presidente Obama; y muy por encima del mandatario venezolano. Eso no se hace. La oposición venezolana, golpista y galleguiana, dígame eso, anda vociferando por ahí: “Bo lo tiene loco”.

Nota reeducada 3. La primera declaración de Jacqueline Farías al posesionarse como jefa de Gobierno del Distrito Capital, fue asegurar que velaría por “la vida socialista” de los caraqueños. Qué gran verdad. He aquí una funcionaria incapaz de mentir. Para empezar, su llegada al cargo tuvo un tránsito meramente socialista: Chávez determinó la necesidad de esa función y Chávez ungió a Farías con el nombramiento. En segundo lugar, el sacrificio de Farías aceptando una responsabilidad que la oposición golpista calificará de rastrerismo innecesario… (para una profesional que venía haciendo una carrera mediana, nada brillante, pero tampoco en la liga de García Carneiro, Jessee Chacón, Rafael Ramírez, Elías Jaua y tantos compañeros que no han necesitado preparación, estudios ni rastro de probidad, esa noción burguesa, para desempeñar altas funciones en la revolución)… pero decía que esa muestra de adoración al líder, quien le puso a Farías la tarea de obstaculizar el avance imperialista de Antonio Ledezma, la incluyó a ella en el excelso grupito de los que se despojaron de toda dignidad pequeño burguesa, que arrojaron cualquier jirón de autonomía en la hoguera del tótem, que han ofrecido sucesivas demostraciones de envilecimiento, como han hecho Aristóbulo Istúriz y Alí Rodríguez Araque, gente de quien el país democrático, ése que debe ser arrasado, pensó que estaban hechos de otra sustancia. Pero no. El gran líder exige en ofrenda la degradación de sus subalternos, como prueba de que lo idolatran, de que no están por encima de él, de que la complicidad es la amalgama que galvaniza a los jerarcas de la revolución. Eso es muy socialista.

Nota reeducada 4. La virreina Farías garantizará la vida socialista tal como viene transcurriendo en Caracas, con mucho, la capital más violenta de América Latina, privilegiado sitial que la década de hegemonía de Chávez no ha hecho sino potenciar. De hecho, en 1998, cuando el teniente coronel Hugo Chávez era candidato a la Presidencia, se cometieron en el país 4.550 homicidios; pero en nueve años de su mandato, las cifras de violencia se triplicaron y la estadística más conservadora indica que para 2007 se contabilizaron en Venezuela 13.157 homicidios, tres veces más que cuando se inició su gobierno. Los crímenes son cosa del imperialismo, lo demás es vida socialista.

Como es vida socialista el hecho de que entre 1998 y el año 2008, los precios del petróleo se multiplicaron por 12 y el número de homicidios, por tres. Sin que la macabra aritmética perturbara el silencio oficial socialista, que no se rebaja ni lo hará en mil siglos a ofrecer cifras y políticas públicas. Y, en suma, la virreina Faría continuará, cabe prever, la política de ornato y reforzamiento del patrimonio cultural de la revolución al levantar algún monumento a los mártires de Puente Llaguno, esos descendientes de Roscio, de Andrés Bello, de Baralt, así plantaron en la parroquia 23 de Enero una estatua en homenaje a Tirofijo, quien estuvo más de cincuenta años asesinando, secuestrando y extorsionando en aras de la vida socialista.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba