Opinión Nacional

¿Acaso ya no estamos en el caos?

En declaraciones de Hugo Chávez, ayer 19 de noviembre, en Catia, mientras asistía a una jornada de entrega de viviendas, dijo: “Estamos obligados a vencer, porque sería una verdadera desgracia que estos premajunches llegaran a gobernar. Entraríamos en un caos, se volvería este país ingobernable».

¿Qué entiende por caos el comandante presidente? No sé si sabrá que el DRAE define la palabra de la siguiente manera: “…2. m. Confusión, desorden. 3. m. Fís. y Mat. Comportamiento aparentemente errático e impredecible de algunos sistemas dinámicos, aunque su formulación matemática sea en principio determinista.”

¿Cree acaso quien nos desgobierna que los venezolanos no estamos conscientes de la confusión y el desorden que nos ha impuesto desde hace más de doce años? Si pensamos en la vida en sociedad, ¿acaso no podemos decir que el socialismo del siglo veintiuno trata de crear un sistema supuestamente dinámico totalmente errático e impredecible? Caóticas son las implicaciones de tratar de imponer un sistema comunista que ha fracasado mundialmente.

Según el comandante, el triunfo de la oposición “volvería a este país ingobernable”. ¿Acaso no hay ingobernabilidad en el régimen chavista? ¿Cómo puede gobernarse un país en el que todo está subordinado a la voluntad del comandante presidente? ¿Quiere decirnos Chávez que sólo se puede gobernar un país con un líder mesiánico cuya única meta es permanecer eternamente en el poder?

Tilda de “premajunches” a los candidatos de la oposición. Parece olvidar que en lenguaje venezolano “majunche” significa de mala calidad. Si los candidatos son “premajunches” quiere decir que aún no son “majunches”, pero todos sabemos que él sí es “majunche”, de pésima calidad.

Para que pueda hablar con autoridad sobre el caos, Chávez debería leer todo lo que ha escrito el filósofo colombiano Manuel Guzmán Hennessey sobre la teoría del caos. En un ensayo publicado en la Revista de Filosofía de la Universidad del Norte, en el año 2007, bajo el título de “LA ANTICIPACIÓN DE LAS CRISIS (UNA APLICACIÓN DEL ENFOQUE DEL CAOS”[1], dice lo siguiente: “¿Cuál es la esencia y el origen del caos y cómo pueden aplicarse sus enfoques en una sociedad que necesita superar sus crisis  y aprender a moverse en contextos turbulentos?”.

Más adelante, el filósofo añade:

“Las crisis iluminan porque incitan/compelen a los individuos inmersos en ellass, el estado de crisis es iluminador en sí mismo porque amenaza una estructura biológica concreta y activa los mecanismos básicos de supervivencia; las crisis son amenazas a la vida, es decir, anuncios de la probable muerte, por lo tanto constituyen una ocasión esencial para replantearse la vida, de una manera más eficiente y creativa.”[2]

Es indudable que el régimen que nos desgobierna nos tiene sumidos en crisis, en caos, lo que nos hace replantearnos la vida de una manera más eficiente y creativa. Eso el lo que busca y va a lograr la oposición democrática: el orden después del caos.


[1] En el sitio  http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2361663 se puede bajar un versión en PDF del ensayo completo.

[2] Ibidem.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba