Opinión Nacional

Acción Democrática Parte 2

Dice Joel Acosta Chirinos, chavista de alto coturno y responsable de la gerencia del Movimiento Quinta República, que la sociedad civil aprobará a la legión de candidatos a municipalidades, legislaturas, alcaldías, etc., que se presentarán al sacrificio por la patria bolivariana en las próximas elecciones cuya fecha, aún, no se sabe.

Pero advierte también el antiguo militar y ahora dirigente y organizador político, que esos nombres aprobados por la sociedad civil deberán ser también aprobados por el Presidente de la República, el constantemente uniformado y máximo líder del MVR, el ex – teniente coronel (%=Link(«http://analitica.com/bitblioteca/hchavez»,»Hugo Chávez»)%).

Lo cual nos lleva a recordar, sin cariño alguno, los tiempos aquellos cuando dirigentes máximos de Acción Democrática cómodamente ubicados en Caracas eran los que decidían quiénes serían los sacrificados adecos que irían a defender al pueblo en los diversos cargos en todo el país, incluyendo los del gobierno central.

Poder tiránico que se repetía, democráticamente, en Copei, el Partido Comunista y el Movimiento al Socialismo, y que ahora, como elemento de la nueva democracia bolivariana y zamorana, repiten los derrocadores del puntofijismo creyendo, ingenuamente, que son originales y que realmente han inventado una forma nueva de conducir la república.

Estilo político que no es nuevo en el chavismo, puesto que el coronel Presidente ha nombrado a rajatabla, o aprobado sugerencias de sus adláteres de los partidos sujetos al Polo chavista a sucesivas camadas de candidatos para los diversos procesos electorales que nos ha exigido la nueva patria en muy libérrima interpretación del pensamiento bolivariano.

Así como no se podía ser munícipe, senador, diputado, gobernador o incluso ministro sin ser previamente afecto a, y de absoluta confianza de Rómulo Betancourt, o de Rafael Caldera, o de Luis Herrera Campins o de Luis Alfaro Ucero, según caso y época, ahora tampoco se puede aspirar ni mucho menos ejecer un cargo sin ser afecto a, y de absoluta confianza de Hugo Chávez.

Con esa férrea e intolerante disciplina Rómulo Betancourt consolidó a Acción Democrática al menos los primeros diez años de la democracia postpérezjimenista y defenestró sucesivamente a diversas expresiones de la izquierda adeca, mientras Rafael Caldera ponía su académico y muy católico pie en la nuca de Luis Herrera y sus lasallistas, echaba a la calle a los universitarios de la interesante Izquierda Cristiana e hacía tragarse sus palabras e ideologías a Rodolfo José Cárdenas y Abdón Vivas Terán.

Con firme mando militar, el Teniente Coronel Chávez ejerce su poder y consolida al MVR, con la particularidad de que va distribuyendo cargos a mansalva entre militares activos y retirados, construyendo un partido cívicomilitar en el cual, como es tradicional en Latinoamérica en ese tipo de parejas, lo militar va creciendo días tras día por sobre lo cívico.

Dedo a dedo va creciendo la fuerza del MVR mientras otros partidos prochavistas empiezan a vérselas difíciles para mantener el afecto y la confianza del líder máximo, y es cada día más frecuente la mención de candidatos chavistas a cargos ejercidos o deseados por dirigentes de los otros partidos que se afirman chavistas pero no son el MVR ni mucho menos militares.

Pero también es bueno recordar –la memoria de la historia puede ser cruel- que el poder de Betancourt fue desplazado y virtualmente exiliado por la audacia de Carlos Andrés Pérez y que la prepotencia de Caldera fue echada a un lado por la constancia de Luis Herrera Campins, y después aplastada por los quince minutos de gloria de Eduardo Fernández.

Habla Chávez, e incluso hace confiados chistes, sobre sus doce años de presidencia, sobre la eternidad de la nueva república bolivariana, sobre el antes y el ahora y después, comentarios de novato político y desconocedor de esa tan mencionada rueda de la historia que vió desmoronarse en cosa de 7 u 8 años los mil años soñados del Reich hitlerista, para sólo mencionar una de las tantísimas caídas de sueños políticos, de imperios, y de poderes, incluyendo recientemente los muy escasos años de poder absoluto de Luis Alfaro Ucero, también llamado caudillo.

(%=Link(«http://analitica.com/bitblioteca/ad»,»Acción Democrática en La BitBlioteca»)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba