Opinión Nacional

Adalid de la ciencia médica y de la venezolanidad

La Academia Nacional de Medicina ha decidido trascender una vez más de los doctos muros del palacio y ha decidido publicar el primer volumen de una colección dedicada al sabio Luis Razetti quien consagró su vida tanto a desempeñar su profesión con pasión absoluta y conocimientos enormes, como a organizar al gremio en varias etapas que concluyeron con la fundación de la propia academia en 1904.

Para ello, los doctores Otto Lima Gómez y José Enrique López se han lanzado a la tarea de editar un primer tomo donde una constelación de médicos presentan valiosos y didácticos trabajos que describen muchos de los pasos dados por Razetti en su fecundo camino para el bien de su profesión y de su gremio.

Amén de disfrutar y aprender numerosas informaciones tratadas con profundidad científica por galenos estelares del primer tercio del siglo XX y otros recientes, donde se exponen actuaciones y opiniones muy valiosas, nos interesa resaltar algunas facetas de la vida del sabio.

Había fundado, junto con el doctor Dominici, en 1893, la Sociedad de Médicos y Cirujanos. Esta Sociedad dio paso en 1902 al Colegio Médico de Venezuela y dos años más tarde preparó un proyecto de ley que fue aprobado sin enmiendas y que creo a la Academia Nacional de Medicina que ya pasa de su primer siglo de labores. Razetti fue elegido su Secretario Perpetuo.

Ya en las postrimerías de su fecunda vida se empeñó en difundir, utilizando todos los medios disponibles en la época, una serie de campañas preventivas de los males que azotaban a la población venezolana y admiramos descubrir que en 1932 Razetti divulgaba actitudes preventivas al terrible cáncer que bien pudieran tener vigencia en los comienzos del siglo XXI.

Con la seguridad de que una eficiente actuación médica no puede estar ajena al correcto desempeño, fue obsesivo en el campo de la ética médica hasta coronar su prédica con la propuesta y aprobación del Código de Deontología.

Ocho libros y casi quinientos artículos publicados, más de la mitad en la Gaceta Médica, han dejado honda huella en los anales de la medicina nacional.

Venezuela está sometida al escarnio de una seudo medicina social desempeñada por activistas políticos que provienen de Cuba y que no han llenado los requisitos legales para actuar en nuestro país. Los administradores del país son los primeros violadores de nuestras leyes.

Somos tolerantes, rayanos en la lenidad, al no combatir con la pasión y la fuerza necesarias, que este proceso, que envilece a nuestra sociedad, tenga a miles de mercenarios disfrazados de médicos haciendo pantomimas de medicina tropical y suministrando curas que no son tales, con el patrocinio de un gobierno desafortunado para los venezolanos.

El desempeño de una medicina social requiere de profundos estudios que no solo exigen los seis años curriculares de las universidades serias, sino que hace falta un continuado aprender que solo se tiene con los estudios de post-grado y de por vida y una sensibilidad social a toda prueba.

Saludamos y celebramos que los Académicos de la Medicina tengan presente y valoren lo que hicieron hombres como Aguerrevere, Acosta Ortiz, Razetti, Vargas y tantos otros que entonces y ahora fueron y son, faro luminoso y abnegados administradores de una salud imprescindible para una nación que se precie de tal.

Caracas, junio de 2006

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba