Opinión Nacional

Adrenalina, reflexión y seso

Hemos visto horrorizados las agresiones cometidas contra los estudiantes en las últimas manifestaciones realizadas contra la reforma constitucional. Indiscutiblemente, a cualquiera que tenga hijos, le produce angustia y miedo pensar que uno de ellos pudiera salir herido, ser apresado o, peor aún, caer muerto. Eso se debe quizá a que hay mucha adrenalina suelta en una manifestación estudiantil. Muchas hormonas irreverentes marchando. Muchas ganas de acabar con las bravuconerías del gobierno y hacerse sentir por conservar sus derechos.

Hay que ser prudentes y mantener el equilibrio. No podemos, por más que estemos de acuerdo con la actitud asumida por la población universitaria en su mayoría, aupar insensateces con piedras y palos. Los jóvenes han dado una lección magistral de lo que es hacer oposición con valentía y arrojo, pero sobre todo con paz y en paz. Es, por tanto, deber de todos quienes secundamos esa actitud retadora pero sensata, buscar que cada manifestación de calle que se haga esté dentro del ámbito de la tolerancia.

No me canso de repetir que la violencia no es la solución a los conflictos porque creo que la paz es posible mediante la paz. Y soy enfática en rechazar las descalificaciones y cualquier medio de violencia venga de donde venga. Por eso, es de aplaudir el rechazo por parte de los estudiantes a los carteles elaborados por algún partido político donde se mostraban rostros de personas ligadas al gobierno y se les calificaba con epítetos reprochables y que en nada ayudan a lograr el clima de conciliación que tanto deseamos. Esa posición exhibe la naturaleza pacífica de los muchachos, la verticalidad de sus palabras al objetar cualquier descrédito entre los venezolanos, su rectitud de intención.

Es conocido por todos que la juventud es adrenalina pura. Es energía, reto y coraje. Pero además, los jóvenes han sido reflexivos porque les parece inaceptable que una reforma constitucional se haga de la noche a la mañana sin ser dada a conocer, y peor aún sin ser discutida con el soberano. Son dueños de la razón cuando argumentan que muchos de los artículos violan los derechos fundamentales que son inalterables y por los cuales Venezuela firmó la Carta de los Derechos Humanos. Asimismo, muestran que tienen sesos porque han realizado sus denuncias concienzudamente ante los órganos del poder que están allí para escuchar y responder a las demandas del pueblo.

Habría que agregar entonces que la juventud venezolana, para nuestra fortuna, es además de adrenalina, reflexión, razón y seso.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba