Opinión Nacional

Afirma que 16 millones de venezolanos no son dueños de las tierras que habitan o trabajan

“La lucha a favor de la propiedad privada es en nombre de quienes no tienen”
Domingo, 17 de mayo de 2009. “El estado es el primer latifundista del país, y pareciera que ahora quiere ser el único”, así lo enfatizó Julio Borges, coordinador nacional de Primero Justicia quien considera que el Primer mandatario dejó en claro sus planes de controlar absolutamente todo al admitir que en Venezuela, la tierra no es propiedad privada.

Para el dirigente de la tolda amarilla, la propuesta del estado es considerar a los venezolanos meros “pisatarios de la tierra”, y que esperen a “permanecer allí, hasta que Él lo decida”, mientras son “16 millones personas quienes cuidan, viven o trabajan en las tierras, pero no son propietarios”.

“Pero el Presidente se equivoca profundamente, por mas que intente inyectarnos un socialismo intravenoso en cadena nacional, el pueblo venezolano tiene metido en los tuétanos la aspiración de ser dueño de la tierra donde vive, de la tierra que trabaja. Todos los venezolanos, sin importar lo mucho o poco que tengan quieren ser dueños de lo que es suyo, de lo que han conseguido con el esfuerzo de su trabajo, lo que podrán dejarles a sus hijos y nietos cuando ya no estén”, observó Borges.

Aclaró que la propuesta justiciera va orientada a defender a la mayoría venezolana, “a todos aquellos que no tienen propiedad privada, 16 millones de venezolanos no son dueños de las tierras que habitan o trabajan en el país. No tienen acceso total a ellas”, en contraste expresó que el proyecto de Ley de la Propiedad Social busca dar valor únicamente a la tierra perteneciente al gobierno “y adueñarse de absolutamente todo”.

Indicó que si se tomasen todas las tierras utilizables, para el desarrollo agrícola, que están en manos del Estado actualmente en el contexto nacional, estatal y municipal, “estaríamos hablando que eso abarca a todo el estado Guarico, es decir, el cuarto estado más grande del país.

Borges insistió en la magnitud que significa la inmensa cantidad de tierras descontando las extensiones de parques nacionales y tierras no utilizables, como las selvas o las zonas más inhóspitas y aun así, advirtió que en vez de entregarlas a los venezolanos, quienes son los verdaderos trabajadores de la tierra, el gobierno se asume como único dueño de todas las tierras en territorio venezolano, “ya que para el Presidente la tierra no es propiedad privada”.

Para confirmar su tesis demostrando que el Estado quiere ser el único dueño de todas las tierras venezolanas, Borges recordó las declaraciones del Viceministro de Circuitos Agroproductivos y Agroalimentarios del Ministerio de Agricultura y Tierras, quien reconoció que la mayor parte de las tierras son propiedad del estado.

Calificó de show mediático y burla a los venezolanos las actividades que el Jefe de Estado ha promovido durantes los últimos años, “cuando se entregaban esas cartas agrarias o supuestos títulos de propiedad urbana que simplemente reconocían que esa tierra era habitada o trabajada, pero en ningún caso era de su propiedad. Con las declaraciones recientes del Presidente pareciera que ya ni siquiera se molestaran en hacer la parodia de entregar estos papeles sin valor alguno”, criticó.

Propiedad Para Todos

Reiteró la propuesta de Primero Justicia, radicalmente distinta a la propuesta por el gobierno, según sostuvo el dirigente, “nuestra bandera Propiedad para Todos, incluye un plan profundo para la titularización de la tenencia de las tierras urbanas en todos los barrios del país, así como de las agrícolas para quienes la trabajan, con verdaderos títulos de propiedad”, aseguró.

“Estamos hablando de pasar de un país de pisatarios a un país de copropietarios”, y aseguró que el tema no se trata de que cada quien tenga lo suyo, sino de ser copropietarios, donde cada uno es dueño de la tierra que trabaja, con la cual se tiene un compromiso por el bien común de todos los que habitan o laboran en el entorno.

Verdaderamente revolucionario

Borges expresó que el potencial que representa darle el poder al pueblo es verdaderamente revolucionario y se basó en diversos estudios internacionales que demuestran que la posibilidad de ser propietario de la tierra que se trabaja puede ser palanca para el progreso.

“Tener la posibilidad de vender su tierra o solicitar un crédito bancario y contar con recursos para mejorar la vivienda o instalarse en otra parte del país, tener la posibilidad de heredar la tierra a hijos y nietos y dejarles la posibilidad de salir adelante, de vivir mejor que sus padres y abuelos. Es exactamente aquí donde está el mayor contraste con la propuesta oficialista, porque el Presidente no cree en el progreso, es una palabra que no existe en su vocabulario, es un valor que no está en ese pasticho ideológico que tiene en la cabeza y que mal llama socialismo.”

Ratificó el centro de la propuesta justiciera, “Progreso Popular”, que consiste en aportar a los venezolanos la posibilidad de tener una mejor calidad de vida, “porque estamos convencidos que nos merecemos más, la propiedad privada es una aspiración de todos los venezolanos”.

Señaló que las políticas de los alcaldes por Primero Justicia y del Gobernador de Miranda incluyen planes de titularización, “cuando alcancemos el cambio que estamos promoviendo, ese país de copropietarios será una realidad, para todos por igual”.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba