Opinión Nacional

Agarren que Chávez trae

El que comenzó con un “Por Ahora” inesperado y siguió como un vendedor de sueños y esperanzas, ha devenido en el gran jefe de la quincalla que a última hora, a precio de gallina y no precisamente tan flaca, oferta desde neveras, televisores, radios, cauchos, bombonas de gas vehicular  y hasta casas y apartamentos en el Country Club y la Base Aérea de Maracay. Confundiendo en este sarao electoral los mejores tiempos de las campañas cuartas republicanas con los gritos de patria socialista o muerte de nuestro “socialismo” del siglo XXI.

“El vicio del capitalismo anda por todos lados” grita a todo pulmón el primer vendedor de artefactos y productos importados de la poderosa economía capitalista, de la otrora economía socialista China; como si todavía estuviésemos en los tiempos de cuando ofreció convertir el Palacio de Miraflores  en un recinto donde los jóvenes irían a luchar y a estudiar por el hombre nuevo y no en la opacidad de una gestión pública, que dejó de vender comida barata por toneladas, tan sólo porque se les había podrido.

Muy lejos está de volver alardear con aquella espeluznante frase: “no importa que andemos desnudos, no importa que no tengamos ni para comer, aquí se trata de salvar a la revolución”.  Sobre todo en estos días finales de campaña  cuando él sabe que hasta el mas lerdo elector  está bien informado de que sus huestes parlamentarias jamás las tendrá para hacer y deshacer leyes de manera apabullante. De allí que de estadista y líder internacional se desdobla como el mejor buhonero de Quinta Crespo en Caracas o las Pulgas en Maracaibo, y se desgañita tratando de convencer a los que hasta ayer lo aplaudieron a rabiar,  para que le cambien cualquier baratija por su oferta electoral.

Como romana de palo pesando el trueque, el vendedor de Miraflores vocifera que “aquí no hay ni habrá conciliación  con la burguesía venezolana”.  Mientras que a parte de la línea blanca negociada con los nuevos ricos del continente amarillo, todo el pollo que anda ofertando es pactado con la burguesía brasileña, la papa y la caraota que en su mayoría nos papeamos es concertada con la burguesía boliviana y la carne pá la parrilla y hasta  las costillas del sancocho, es convenida con los grandes burgueses y terratenientes de Argentina.

Eso sí, con la polar si no fuera por Mendoza, quizás hubiese venido en el kit del carnaval electoral para completar con cervecitas este guateque desenfrenado; porque candidato que no ofrece no es candidato y pendejo el que no aprovecha en campaña.  Por eso; antes del 26 de septiembre sáquenle partido a este aguacerito llanero, no cambien la  decisión de cambiar la Asamblea, pero agarren que Chávez trae.


Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba