Opinión Nacional

Al fin veré una buena televisión…

Si la manera tan independiente y participativa como el señor Chávez ha decidido ponerle punto final a RCTV representa un signo de lo que viene como televisión, debo entonces asumir que lo que tendremos en el futuro es una televisión realmente distinta.

El señor Chávez, con su estilo autoritario harto conocido, ha decidido eliminarle la concesión al canal más antiguo del país muy «independientemente». Es decir, lo decidió él, sólo él y más nadie que él. ¿Las razones? Por una parte, ninguna de peso y, por la otra, todas las que tienen que ver conque «quien no esté de acuerdo conmigo», como él mismo lo ha dicho, «está contra mi».

No entiendo muy bien qué hacen diferentes funcionarios gubernamentales buscándole mil razones al cierre. Parecen medio gafos. Debe ser que el peso de su conciencia, si todavía les queda algo de eso y de dignidad, les hace recurrir a mil argumentos, cada uno más rebuscado que el otro. No, chico, no hace falta. Dejen de jalar tanto. Su jefe y amo ya ha sido muy claro: para él, RCTV es golpista y se acabó. Se cierra. No importa si esa acusación a RCTV no está procesada en ningún tribunal del país. Ya sabemos que el señor Chávez también es el rector de la justicia en Venezuela y se acata lo que él ordena. Así que nos saltamos cualquier procedimiento judicial y la sentencia es que es golpista. Listo.

Otra cosa es lo participativo. Ya es un lugar común dentro del humor político del ciudadano el referirse a este gobierno como un gobierno muy participativo: participa a los demás lo que ha decidido que va a hacer. Hasta allí le llega la palabra participación. Eso hizo el señor Chávez: nos participó de manera típicamente suya, es decir, informal y chabacanamente, lo que es el mayor atentado a la libertad de expresión en América Latina en los últimos años, por supuesto, obviando a Cuba donde no sólo no hay libertad sino tampoco expresión.

Me faltaría, a decir verdad, una curiosa palabrita más que se expresa en la Constitución, esa que hoy debería regir los destinos del país. Una más de esas palabritas a las que son tan afectos los defensores de esta tragicomedia llamada Revolución Bolivariana: protagónica. Siempre he pensado que esta palabra debe haber sido introducida en el texto constitucional por el mismísimo señor Chávez. No puede ser de otra manera. Porque para protagónico, él. Y rol protagónico es el que se ha tomado el señor Chávez en todo esto de RCTV. Es como si hubiera querido sustituir de un solo guamazo a todos los actores y actrices de RCTV para convertirse él en el único protagonista.

Una gran esperanza que tenemos todos los venezolanos es la programación del nuevo canal 2, Tves. Esta seguramente esta ya aprobada por el señor Chávez. Si, como él ha afirmado en varias ocasiones públicamente, el mejor programa de la televisión venezolana es ese bodrio llamado «La Hojilla», entonces por qué no pensar que la calidad intelectual y técnica del nuevo canal 2 no sea algo similar. Y si no lo fuera, debería el señor Chávez llamarles la atención a los responsables para que hagan ajustes y se parezcan más al «mejor programa de la TV venezolana». Así que Hojilla 24 horas con Tves.

RCTV, sus directivos, actores y actrices, y todos los trabajadores de la planta, han mantenido una conducta muy digna en este difícil trance. Una conducta que, por cierto, hubiéramos deseado ver en otros canales también. Lo lamento por los señores Cisneros y Camero, se perdieron de una gran oportunidad. Los acontecimientos futuros tendrán la última palabra. No creo que nadie se salve, ni por el lado de este gobierno que es implacable y no tiene amigos, ni por el lado del televidente, que sus facturas guardará.

Sin duda, Tves será una televisora de servicio público, tal como lo han anunciado. Sí, una televisora al servicio públicamente de las ideas comunistoides y fidelistas de la tendencia roja rojita. Veremos en poco tiempo cómo este gobierno interpreta lo que es el «servicio público». Por cierto, ¿qué tal si hubieran comenzado por transformar la basura que es hoy el canal 8 VTV en una televisora de servicio público?
Una garantía de la programación del nuevo canal 2 es la designación de su directiva, hecha por… sí, adivinó, el gobierno. La Sra. Lil Rodríguez, experta en salsa, lo cual le da unas impecables credenciales para manejar un canal de televisión, tiene en su haber el dudoso orgullo de haber sido directora de Radio Rebelde en Cuba. De esta manera, la salsosa Lil nos deleitará con una programación tan extraordinaria como la que vi en la Unión Soviética, en Corea del Norte, o, como me dicen algunos amigos, la que se transmite en Cuba, en Irán y en Bielorrusia. Buenísima televisión. Tremenda televisión. Una televisión diferente. Al fin.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba