Opinión Nacional

Aló… ¿Russián?

¿Está ahí, señor Contralor? ¿Se enteró de que unos vivos, que no se sabe cuántas veces se pusieron la camisa roja y aplaudieron en los Aló Presidente, hicieron el negocio del año con la plata que le pertenece a los venezolanos? ¿Supo que estos señores montaron su truquito con aquiescencia de ministros, gobernadores, diputados, ex alcaldes y líderes del PSUV, y que incluso integrantes de la familia real de Barinas aparecen en las investigaciones preliminares?

Se lo adelanto porque su silencio, a una semana de este vergonzoso escándalo que ha mostrado el verdadero rostro de la revolución, pudiera interpretarse como una actitud de complicidad suya, cuando a lo mejor es que usted anda de viaje o que el muchacho que le lleva la prensa sólo coloca sobre el escritorio los diarios VEA y Correo del Orinoco, privándole de conocer la verdad sobre denuncias desde hace tiempo advertidas por analistas económicos, y que ahora cuando llegan a oídos del Presidente, quien todo lo sabe, se convierten en hechos punibles, susceptibles de ser investigados por su despacho.

Estamos esperando, señor Contralor, que usted aparezca, convoque una rueda de prensa y explique cómo ocurrió esta estafa bancaria rojita, cuya primera consecuencia se verá sin dudas en el empeoramiento de la vida de los venezolanos que viven en los cerros y recurren a un hospital al cual le falta suero y gasa porque el presupuesto le vino recortado. Si usted quiere, empiece echando el cuento de cuando fue luchador contra la dictadura perezjimenista y de cómo sufrió persecución en los gobiernos adecos; de modo tal que ningún reportero imberbe lo confunda con algún Carlos Escarrá, cuyos discursos inflamables sorprenden no tanto por la vacuidad de las ideas, sino por la falsa postura revolucionaria que les adorna. Seguidamente, diga (acuérdese que por la investidura de su cargo está obligado a hacerlo) qué va a pasar con este guiso bolivariano, cómo piensa investigarlo, cómo va a hacer para citar a quienes el Ministerio Público les dictó medida de prohibición de salida, una vez que se aseguró de que estaban instalados en Boston, Miami, Costa Rica y París.

Aproveche, señor Contralor, para anunciar (aunque no pase de eso, de un anuncio) que averiguará cómo ex alcaldes que vivían en Catia y diputados avecindados en El Valle, de un día para otro se volvieron honorables residentes de La Lagunita, y son asiduos visitantes de parrillas en las casas de generales de la Guardia Nacional, la misma que de manera cobarde agredió a un gobernador que acudió a la Asamblea Nacional a requerir para el estado que dirige el dinero que le hace falta a los niños de Mariche, y que unos desgraciados se birlaron
mientras gritaban a coro «¡no volverán!».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba