Alquimia y Psicoterapia

La peor forma de la maldad es la carencia de imaginación. La fantasía, la imaginería constituyen por sí mismas la esencia y el alimento del alma. Un mundo sin imaginación es un mundo sin alma, desalmado. Cuando el alquimista se encierra en su laboratorio, enciende su «hornillo de atanor,» se inclina sobre su obra y … Sigue leyendo Alquimia y Psicoterapia