Opinión Nacional

¿Alterando la ruta?

La opción por la democracia venezolana, desde 2006, ha venido cosechando votos provenientes del descontento chavista, de una manera lenta, pero sistemática y efectiva; desde entonces, casi sin pausa, ha crecido, aunque no con la velocidad que quisiéramos y con ligeros retrocesos. Cuando cambiamos la estrategia de confrontación por una de trabajo político, las cosas pasaron de ser adversas en cada evento electoral, al triunfo de la reforma constitucional. La conformación de la MUD y las primarias, otorgaron a dicha estrategia la estructura necesaria y el camino a la consolidación de la opción opositora. Pero llegar allí no fue fácil; hubo un arduo tránsito lleno de escollos, divergencias, luchas, desencuentros y negociaciones, hasta que pudimos construir una plataforma que nos permite hoy soñar con cambiar políticamente a Venezuela. Todo lo anterior se puede definir como una ruta con destino a la libertad, el desarrollo y el progreso.

Pero las visiones hay que preservarlas, hacerles seguimiento y corregir sus desvíos, de manera de evitar que el rumbo se pierda. Entre el objetivo que nos propusimos alcanzar y el punto en que nos encontramos hoy, hay un trecho que debemos recorrer. Resistir las tentaciones de tomar atajos, es un desafío. Como en el conocido juego “Sokoban”, el camino más largo siempre conduce al éxito y los atajos al fracaso. Por lo tanto enfocarnos en la meta es crucial para no desandar camino, para no perder tiempo y para no alejarnos de lo que verdaderamente perseguimos. Mucho nos ha costado llegar a este convencimiento que requiere paciencia y más paciencia, sabiduría y sacrificio. Tampoco debemos brindarle al gobierno la perfecta coartada para trucar videos y acusarnos de golpistas. Nuestro mensaje de a poco ha calado en los chavistas light, pero un error en el plano de la confrontación podría alejarnos de la simpatía de estos grupos cruciales para cambiar el destino del país, tal como aconteció el 11 de abril.

La desesperación es mala consejera, nos aparta de la prudencia y de la cautela. Sabemos que la situación económica es peor que nunca, que el gobierno aprieta el torniquete sofocando la libertad, que el futuro es cada vez más difuso y que estamos cansados de tanto soportar esta pesadilla, pero nada de eso debe hacernos perder la visión de mediano plazo, el objetivo que perseguimos, porque ello implicaría volver a la deriva, no acertar en la estrategia de convencer al electorado que conecta con el oficialismo de una manera moderada, que debe ser el objeto de nuestro mensaje y de nuestro trabajo político. Por otra parte enfrascarnos en una lucha interna por el liderazgo opositor no parece buena idea, porque el enemigo no está al lado sino al frente, y no se cambia el jinete de la cabalgadura en medio de la travesía del río. La situación de inestabilidad política derivada de esta gran crisis económica que combina, quizá como nunca antes, hiperinflación, con un gran desabastecimiento y con un enorme desempleo, amén de la inseguridad más pavorosa del mundo, debe desembocar en una gran conflictividad social que no es precisamente la clase media venezolana quien la va a motorizar.

Lo sensato es dejar que los procesos sociales “maduren” y sigan los cauces que la historia ha marcado en diversas épocas. Todo tiene su momento y su tiempo justo y hay que saber interpretar los signos que están ahí para ser debidamente apreciados. Hay un modelo agotado y fracasado, una economía en ruinas, un pueblo que cada vez más se siente engañado y unos estratos pobres que bajo el impacto de la crisis comienzan a mostrar signos evidentes de desencanto. Todo esto es muy grave para el gobierno que sabe que la conflictividad puede desatarse de una manera incontrolada en estos próximos meses.

 

 

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba