Opinión Nacional

Análisis de la protesta

Como revolucionario que viví en carne propia la represión ordenada por las cúpulas de AD y COPEI; hoy veo con admiración la decisión de los estudiantes, artistas, periodistas y trabajadores de los medios de comunicación de defender los derechos de la ciudadanía. Así como en el periodo 1986-1992, los estudiantes asumimos la punta de lanza en el enfrentamiento y desenmascaramiento del carácter antipopular del bipartidismo, representando un factor importante en el debilitamiento del régimen instaurado el 13 de febrero de 1959; la vocación democrática y el deseo de cambio de la población venezolana nuevamente se pone de manifiesto.

La represión, el chantaje y la utilización de mentiras por parte del gobierno para satanizar o descalificar la protesta, lejos de representar un freno de la lucha, se convirtió en razones para develar ante los ojos de muchos seguidores del presidente, la verdadera esencia autoritaria, represiva y antipopular de Chávez y su camarilla de falsos revolucionarios.

Al igual que la celebración de la Semana del Estudiante en febrero de 1928, representó un antes y un después en la lucha del pueblo venezolano contra la tiranía de Juan Vicente Gómez, ya que dio origen a una propuesta destinada a la modificación del sistema imperante. Hoy en día podemos afirmar que nuevamente el movimiento estudiantil y los jóvenes de nuestro país, se colocan a la vanguardia de la lucha por los derechos democráticos de todos los ciudadanos (incluyendo a las bases del oficialismo) y contra la arremetida totalitaria de Hugo Chávez; puesto que el caso de RCTV se inscribe en el cierre de los espacios para la denuncia, como vía para profundizar sus planes autoritarios, encarnados en los poderes extraordinarios que irresponsablemente le otorgo la Asamblea Nacional para la modificación de la constitución y las leyes.

Las ultimas protesta tuvieron un carácter espontáneo dado al caso de RCTV, pero ha comenzado a tomar cuerpo como un gran movimiento de masa dispuesto ha enfrentar los abusos de Chávez; de allí la importancia política e histórica de estos sucesos y el desespero del gobierno para satanizar las protestas con acusaciones de todo tipo, con provocaciones para generar acciones violentas o desarrollando una bestial represión, similar a los gobiernos del pasado; todo en aras de matar un movimiento que esta naciendo y que presenta una enorme potencialidad hacia el futuro, puesto que esta divorciado de las cúpulas oportunistas y reaccionarias hasta ahora predominantes en la opinión publica.

El momento histórico nos exige contribuir y promover instancias de coordinación y articulación del movimiento de protesta que ha surgido; hay que elevar el contenido de los análisis en las acciones que seguirán desarrollándose. La agitación, la propaganda y la organización son tres aspectos que debemos trabajar en conjunto. Al mismo tiempo debemos seguir desenmascarando la estrategia del gobierno de criminalizar la protesta, para ello debemos estimular la constitución de los Comités en Defensa de los Derechos Humanos, como instancias de mucha importancia en la actualidad; cualquier detención, apertura de juicios, ataques a las movilizaciones, etc; debemos denunciarlo y hacer de ello una razón mas de la lucha y denuncia contra Chávez como orientador de dichos atropellos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba