Opinión Nacional

“Antipolítica” y concertación

Hoy abundan los que hacen política afirmando, sin ruborizarse, que no son políticos.

La “antipolítica” no es otra cosa que una posición política no democrática, aunque muchos en buena fe todavía no lo saben. Por eso, alguien como Fidel Castro dijo: “No somos políticos, hicimos la revolución para echar a los políticos». El politólogo Bernard Crick, nos dice que: “los regímenes totalitarios son explícitamente antipolíticos”.La política, en una democracia pluralista, se define, según Crick, como “la actividad mediante la cual se concilian los intereses divergentes dentro de un territorio”. Crick agrega que “la política es creadora de civilización”. En cambio con el caudillo autoritario: “se crea la necesidad de fabricar la popularidad, de mantener el entusiasmo de las masas, de mecanizar el consentimiento, de destruir toda forma de oposición. El pueblo es inmovilizado por las noticias constantes (sólo en parte reales o totalmente inventadas) sobre conspiraciones contra la nación y el partido, y luego movilizado por la esperanza de ver cumplidas las grandiosas promesas de enormes beneficios futuros (siempre futuros).” En Venezuela, la comunidad democrática nacional e internacional requiere con urgencia de un mensaje de esperanza. La creación de una alternativa creíble y coherente frente al caudillismo militarista, con la “fundición” de los partidos afines (COPEI, PJ, PV y Convergencia), en un gran partido del centro democrático, tendría un efecto multiplicador psicológico masivo. Este partido podría formar, con la izquierda democrática y una socialdemocracia renovada, una “concertación” similar a la exitosa experiencia chilena y acabar con la estúpida y suicida atomización de la oposición. La sociedad civil debe entender que la “antipolítica”, la “novolatría” (adoración de lo nuevo y satanización del pasado) y la fragmentación en grupúsculos sólo favorecen al caudillo. Es necesario relegitimar la política y los partidos políticos. Los mejores jóvenes deben abandonar la apatía cretinizante del “homo videns” de Giovanni Sartori, que maneja muchas imágenes y pocos conceptos, y retornar a la Política (con P mayúscula), la Política que, según el Papa Pablo VI, “es la más alta forma de la caridad, después de la religión.”. No me cansaré de repetir, con Arístides Calvani, que en Política hay que hacer posible lo deseable y no conformarse con lo que parece posible. Para eso, están los Políticos de verdad y no las “gallinetas” de vuelo rasante.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba