Opinión Nacional

Apodos de los mandatarios venezolanos

El ingenio popular tiene la sapiencia de identificar las características de personalidad, los rasgos físicos, las costumbres, las virtudes y defectos que definen la imagen de un mandatario a los ojos de esa opinión pública implacable que se llama pueblo.

En nuestro caso, esa práctica nos viene fresca y arraigada desde que éramos españoles, y nuestros reyes fueron conocidos como Alfonso X, El Sabio; Carlos I, El Emperador; Felipe El Hermoso; Carlos II, El Hechizado; Felipe II, El Prudente; Felipe II de Aragón e Isabel I de Castilla, Los Reyes Católicos; Carlos III, El Ilustrado; Fernando VI, El Justo; Juana La Loca entre otros, hasta llegar al repudiado José I, Pepe Botella.

En Venezuela, apodos emblemáticos desde que nos declaramos independientes de España han sido: Bolívar, El Libertador; Páez, El León de Payara; Guzmán Blanco, El Ilustre Americano; Cipriano Castro, El Cabito; Gómez, El Bagre; López Contreras, El Ronquito; Betancourt, El Cacique de Guatire; Carlos Andrés, Locoven, entre los más recordados.

Sin duda alguna que el record le corresponde al recientemente fallecido Hugo Chávez, quien en sus catorce años de largo e ineficiente mandato fue conocido como: Esteban, Tribilín, El que te conté, El Mandón, Chacumbelé, El Héroe del Museo Militar. Don Regalón, Pepe Ganga, El Líder, El Hijo de Fidel, el Sobrino de Raúl, El Iluminado de Sabaneta, El Corazón de la Patria, y paremos de contar.

El actual ya va teniendo lo suyo, sólo a efectos de la pêtite histoire recojo los que el imaginario popular viene proponiendo: El Ilegítimo, El Impuesto, Platanote, Toripollo. Alguien me decía que mejor le sentaba el apodo EL Soso, y la verdad es que viendo y oyendo sus latosas y fastidiosas intervenciones, lineales y sin gracia, previsibles, predecibles, que buscan ganar ascendencia personal y política a fuerza de cadenas nacionales insulsas y sin relevancia, me acuerdo de lo que decía mi abuela: es más desabrido que un huevo sin sal.

En fin nuestro Soso de todos los días, encadenado, falto de apostura y salero, busca emular a toda costa a su Padre político, sin embargo, muy a su pesar como Ariel nunca podrá ser: aquél que encadenado también escribía, cantaba, diseñaba, declamaba y hasta le bailaba ballet.

¡Cómo Ariel no podrá ser!

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba