Opinión Nacional

Apoptosis nacional

Estamos cerca del no retorno, si es que no llegamos ya, y no se avistan o suenan alarmas por ninguna parte. Las dos partes en pugna actúan sinérgicamente en la implosión autofágica de este organismo social y político llamado Venezuela, unos apartan destrezas y otros aportan torpezas e inexperiencia. El resultado, es un vector con dirección ‘Sur’, es decir, hacia abajo, y al final no quedará nada.

Hay fenómenos celulares como la apoptosis que se parecen mucho a esto, y lo que ocurre a escala micro se reproduce en el macro, de lo atómico a lo cósmico, así que revisemos este ejemplo natural a ver qué lecciones sacamos. Los cien y tantos billones de células que forman nuestro cuerpo tienen una instrucción genética que las lleva al suicidio cuando en alguna de ellas fallen sus mecanismos internos de reparación celular (autorregulación), así se elimina lo enfermo para preservar al todo. La alarma se dispara al hallarse una proteína en un lugar que no le corresponde, y cuya sola presencia desencadena una cascada de enzimas que terminan ‘comiéndose’ a la célula por dentro. Los pedazos, gajos, que quedan los limpian otras células especializadas. Si falla la apoptosis, se produce el cáncer y si hay mucha, ocurre la degeneración tisular.

En Venezuela, hay una apoptosis en marcha que se ha llevado ya a varias ‘células y tejidos’ de nuestra sociedad, y este proceso destructivo se propagará a menos que las fuerzas en pugna lo detengan a tiempo. Ante tal emergencia, que se separen voluntariamente aquellos que estén fuera de lugar para así detener a tiempo el suicidio colectivo, ya. De este modo, quizás, evitaremos que el país degenere o se transforme en una masa amorfa y cancerosa.

(*): Publicado en El Universal
(**): Reproducido con autorización del autor

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar