Opinión Nacional

Apreciaciones

Como ya les adelanté hace semanas y han podido constatar, el juego político se puso sabroso. El chavismo y la oposición, organizada en la MUD, refinan sus tácticas.

Por esto creo necesario hacer de abogada del diablo para desmontar dos expresiones que considero imprecisas y que pueden atribuirse al afán propagandístico de quienes las postulan: «Chávez está acabado» y «la oposición fracasó ante la OEA».

Si nos atenemos a los resultados del 26S, la sociedad venezolana está realmente polarizada. Como lo destacó el periodista Carlos Subero, por primera vez en 10 años ninguna de las partes obtuvo 50%. MUD y chavismo son dos grandes minorías. El 2% de ganancia que se atribuye la oposición que corresponde a los votos de PPT puede denominarse un no chavismo, en palabras de John Magdaleno, pero no es por ahí que apunto hoy.

Empecemos por lo obvio. El Presidente enfrenta varios retos, pero mantiene su liderazgo y posee recursos económicos. Como se preveía, el precio del crudo Brent rozó los 100 dólares; aunque el criollo retrocedió, lo más probable es que se apalanque en el primero y siga subiendo.
Chávez ejerce su liderazgo al enfrentar la emergencia de las lluvias. Aplica todas las recomendaciones del librito. Es un líder cercano, que vela por los que más sufren, se la juega al colocar a los damnificados en centros públicos y hace seguimiento a las «estafas inmobiliarias». Sus números de aprobación deben haber mejorado. Como un «producto líder» apunta a la reconquista del mercado de la clase media, aquella que lo «compró» en 1998. Este tipo de jugada es riesgosa, pero cuando funciona da grandes dividendos.
De otra parte, las gestiones, supuestamente fracasadas, de la MUD ante la OEA denunciando la Ley Habilitante y el afán totalitario (le dicen dictador al Presidente).

Por más que muchos «líderes de opinión» chavistas intentaron desacreditar esta acción, la oposición logró su cometido.
Hasta el Presidente propuso disminuir el lapso de sus poderes. La razón es muy simple. Por más argumentos de legalidad que pueda exhibir el chavismo, ningún parlamentario verá con gusto la habilitación porque cuando ocurra una situación similar en sus países no podrá recurrir al respaldo de otros pares. La oposición venezolana se relegitimó internacionalmente con solo participar en los comicios del 26S. Los señalamientos contra el carácter autoritario del gobierno tienen asidero. Hay una opinión pública externa que se mueve y que presiona a sus respectivos gobiernos. Por eso, el venezolano no se cansa de denunciar la guerra mediática, que a diferencia de otros años cuando Chávez era «superstar», ahora la va ganando la oposición.

Por estas razones, para mí, ni es el fin de Chávez, ni la oposición se estrelló ante la OEA. Lo que ocurre es que la situación obliga a un mejor maniobreo político.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba