Opinión Nacional

Árbitro vendido, fraude seguro

Compatriotas: En cualquier juego llamamos “vendido” al árbitro o juez parcializado, cualquiera sea el motivo de su parcialidad. En el caso de las elecciones resulta evidente que el árbitro está “vendido”, por su evidente parcialidad a favor de El Tirano, eterno candidato a la relección. Pero nuestra reacción no debe ser “boto tierrita y no juego más”, sino enfrentar el fraude en la calle. Todo se decidirá en la calle.

Cuando se estableció en Venezuela el voto directo, universal y secreto, se convino en constituir un árbitro electoral que ofreciese las mayores garantías a todos los electores y, desde luego, a los partidos de oposición, ya que el gobierno no necesita ninguna porque, teniendo el poder, es el que puede practicar el ventajismo y hacer fraude. Con este fin se acordó que el órgano colegiado pre-existente, llamado Consejo Supremo Electoral, fuese independiente del Ejecutivo e integrado por representantes de los partidos más representativos, por ser los más votados, contando además con la presencia de una minoría de independientes, que efectivamente lo sean. Así fue como el Consejo Supremo Electoral cumplió una meritoria labor, reconocida por todos, bajo la presidencia de personalidades honorables, de conducta intachable, con autoridad moral y legal para imponerse ante el gobierno.

Llevábamos casi cuarenta años con un órgano electoral imparcial cuando unos pocos que se decían voceros de la sociedad civil, magnificando las trampas de los partidos, que las había sin duda, y demostrando inexperiencia política e ignorancia de la historia nacional, forzaron a que se cambiara la integración del CSE de modo que únicamente lo integraran independientes. No sabían que le estaban prestando el mejor servicio a la tiranía comunista que vendría a continuación. Apenas ascendió al poder El Tirano se aprovechó  de esta ingenuidad de inexpertos metidos a políticos, estableciendo en la Constitución que el CSE, cambiado el nombre por Consejo Nacional Electoral (CNE), esté integrado por cinco miembros, todos independientes. De este modo excluyó la representación de los partidos de oposición, sin cuya presencia en el seno del órgano electoral se le facilita el ventajismo y el fraude.

Como El Tirano es tramposo por naturaleza (sólo haciendo trampa se siente a gusto), ha hecho un hábito el fraude constitucional, o sea, fingir el cumplimiento de la Constitución haciendo lo contrario de lo que ella manda. Si ordena que sean independientes los miembros del CNE, entonces El Tirano desviste a todos los rojos y los presenta desnudos proclamando que nunca han vestido de rojo. Es más, dice con su caradura que le tienen aversión al color rojo. Con este embuste ha puesto a cuatro fichas suyas en el CNE. Son independientes, pero no de él. Son independientes de todos los demás.  Todos sabemos que el CNE es un fraude constitucional. No está integrado por independientes, como lo ordena la Constitución, sino por personas que pertenecen o han pertenecido a uno de los partidos de gobierno y en todo caso están plenamente identificadas con El Tirano, aspirante a la relección eterna. Este fraude constitucional vicia todas las elecciones, pasadas y futuras.

Árbol que nace torcido, nunca sus ramas endereza. El pecado original del CNE se hace fraude constitucional colectivo para todo el sistema electoral, puesto que, en lugar de despartidizar  los organismos electorales (Const. 294), los hace instrumentos del gobierno. Se comprueba con la denuncia que han hecho los copeyanos: “Hay 12 sitios que controla el chavismo: 1) En la directiva, 4 chavistas; 2) En la Junta Nacional Electoral, los tres chavistas; 3) En el Registro Electoral, son todos chavistas; 4) En la oficina de identificación que emite las cédulas son todos chavistas; 5) La plataforma de comunicaciones la dirige Socorro Hernández, chavista, dos veces ministro de este gobierno; 6) En la CANTV todos los empleados que tienen que ver con las comunicaciones del CNE son chavistas; 7) En el Sistema de Control de los Coordinadores de Centros de Votación todos son chavistas; 8) Los miembros de las Juntas Electorales son chavistas el 66%; 9) Los miembros de mesas son chavistas en un 66%; 10) El Plan de la República es dirigido personalmente por el candidato a la relección; 11) El Sistema de Distribución del Material Electoral, lo maneja el general Santeliz, hombre de confianza de Chávez; 12) En las Delegaciones Regionales todos los delegados y sub-delegados son chavistas.”

Evidentemente el fraude está servido. ¿Cómo explicar de otro modo todo este aparato montado? La clave está en cómo vamos a reaccionar cuando el fraude se consuma. Lo repito: esto se decidirá en la calle.

http://jesuspetitdacosta.blogspot.com

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba