Opinión Nacional

Arcaya por Arcaya

Dentro del contexto de la Colección Biográfica Venezolana producida por El Nacional y patrocinada por el Banco del Caribe, en su entrega N° 38, encontramos la biografía de Pedro Manuel Arcaya escrita por su hijo menor, Pedro Manuel Arcaya Urrutia.

Escribir biografías es un tema muy importante para que los lectores del futuro puedan conocer a los personajes del pasado. Para hacerlo con éxito se requieren varias condiciones, las más importantes son: Lograr, a través de la investigación de la obra del biografiado un denso conocimiento de sus actuaciones y respetar una perspectiva y una imparcialidad que permitan un análisis razonablemente justo.

Además, como en cualquier actividad literaria, se necesitan dotes y habilidades adecuadas para lograr captar el interés del lector.

Pedro Manuel Arcaya fue, sin lugar a dudas, un venezolano singular, para conocerlo es muy importante leer el trabajo de su hijo.

Desde muy temprana edad concentró sus esfuerzos en construir una biblioteca que al término de su vida contaba con 147.119 ejemplares que se discriminaban en 34.683 libros, 95.262 trabajos periodísticos y 7.000 folletos organizados por él en 700 volúmenes. Hoy pertenece a la nación y ocupa lugar preferente dentro de la Biblioteca Nacional.

Esta inmensa colección de trabajos importantes estaba absolutamente dirigida a permitir el estudio de todo lo que la acuciosidad de Arcaya consiguió alrededor de su pasión, Venezuela.

Como profesional del derecho fue adalid en actuaciones fundamentales en el foro de la nación y con trascendencia internacional.

Como hombre público tuvo actuaciones importantes desde sus primeros pasos en su adorado Estado Falcón en los albores del siglo XIX, hasta su medular influencia en el gobierno del General Juan Vicente Gómez, sus actuaciones singulares como legislador o cuando le tocó representar a Venezuela como funcionario diplomático de primer nivel.

Desde el punto de vista conceptual fue un seguidor de la corriente positivista que arropó a muchos de los hombres distinguidos de la época y permitió grandes avances en el campo político, en el económico, en el científico y en el social.

Desde el capítulo familiar, Arcaya casó el 22 de marzo de 1913 con María Teresa Urrutia Vallenilla y dejaron una descendencia que ha ocupado y ocupa funciones importantes y valiosas en distintos campos de la actividad productiva del país.

Para quienes pertenecemos a la tribu de los habitantes del Paraíso, su casa “Los Laureles” se constituyó en referencia obligada dentro de la ciudad de mediados de siglo.

Más, nos interesa destacar la calidad del trabajo que ha realizado nuestro querido amigo Pedro Manuel Arcaya Urrutia a quien conocemos desde que éramos muy jóvenes.

Pedro logra, con amplia competencia, llenar las condiciones para entregarnos una obra que llena a cabalidad las tres condiciones que anotamos al comienzo.

Un trabajo ameno, que cubre con detalle tanto las muy variadas facetas del hombre público como las íntimas actuaciones del padre y todo ello con una perspectiva que le ha debido exigir un gran esfuerzo para acallar los deseos y las tentaciones de su amor filial.

La Biblioteca Biográfica Venezolana, bajo la dirección de Simón Alberto Consalvi, está produciendo trabajos que exaltan a lo más granado del gentilicio y hace énfasis en que Venezuela ha sido construida con el concurso de hombres y mujeres de valía que han dedicado sus esfuerzos, después de lograr preparación adecuada, para perseguir el bien común.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba