Opinión Nacional

Asalto a la Sinagoga

Se ataca la Sinagoga de Caracas. Se supone que era un grupo de no menos quince personas. Destruyeron, en la noche del Sabat, objetos sagrados y realizaron pintas en las paredes. Permanecieron al menos seis horas en el recinto y luego se retiraron. Como parte del plan se roban las cámaras y equipos de filmación. No dejan ningún rastro. Manejo de expertos sin lugar a dudas.

Es estropicio absurdo. Maldad pura e inexplicable. De explicarse no podría motivar justificación, sino pena. Acto bárbaro que no tiene asidero, político, o religioso. No aporta, solo descubre barbaridad. Aquí todos y me refiero al universo social y político del país lo repudia. Obvio no corresponde a ninguna clave propia de los partidos o grupos que se disputan los favores y preferencias del electorado. Sabido es que estas y otras formas de violencia son rechazadas no concitan emoción alguna y menos votos.

Peor aún por que toca los intereses de una comunidad, la judía cuya tradición y relación con la gente del país es históricamente mas que aceptada y reconocida. De esta parte de la población que habita nuestra tierra, en líneas generales, no hemos recibido sino beneficios y gratificantes aportes. De ello tampoco tenemos dudas.

Pero veamos, una cosa son estos judíos cercanos y tenidos como paisanos y vecinos, y otra cosa totalmente diferente es el mundo político, social y cultural organizado bajo los patrones del Estado sionismo que gobierna a Israel.

Con ese mundo, como su gobierno que bombardea y asesina en jornadas diabólicas cuatrocientos cincuenta niños obvio reconocemos tener diferencias, las mismas que se han suscitado en el mundo entero. Evidencia es que la Resolución de la ONU que condena su violencia se aprueba con 168 votos favor y solo es defendida con 3 tres votos 3. (Israel, y Estados Unidos incluidos)

Por eso no tenemos nada en común con es grupo que tiene en el poder en Israel. Despreciamos sus métodos y inhumanos mecanismos militares. Su furia de violenta coheteria no tiene nada que ver con semitas y antisemitas. Pues en fin de cuentas los palestinos también son semitas. Es un puro estilo sionista.

Nos preocupa y respetamos y mucho, a aquella parte de la población judía que históricamente mantuvo un indomable espíritu socialista y muchos de los que conocimos y respetamos eran formados en las líneas del pensamiento marxista, la lista de ellos es infinitas.

Es fatigante, morboso tener que volver a participar de esta misma discusión, cada vez que se hace una critica al sionismo. De inmediato surgirá la ya anacrónica y sobre pasada e histórica defensa basada en la vergüenza hitleriana con exhortación al karma del holocausto. Ya enoja la reiteración y el chantaje que se nos quiere aplicar si disentimos con las proposiciones probelicista e imperiales del sionismo. Pero sin duda lo seguiremos haciendo.

Negamos por inadmisible por brutal el asalto a la sinagoga de Caracas. Negamos igualmente la violencia de aquellos que queman chaguaramos y arrasan con saña nuestro pulmón vegetal. Pero no podemos dejar de lado a aquellos que se aprovechan de un circunstante apoyo del poder oficial o de quienes se lo permiten para cometer tropelías. A ninguno de los dos grupos le damos aprobación. Muy al contrario para ambos pedimos rigor y control para sus desafueros.

Pero también impugnamos por falso y tramposo el uso político que se le ha querido dar al tema, mezclando su discusión con la propuesta de la enmienda. En Venezuela desde hace doscientos años existe la polarización, como negarla, pero de allí a presentar el inaceptable asalto a la Sinagoga como consecuencia de la política que adelanta el gobierno al delatar -y por que no, romper relaciones-, con un Gobierno imperialista que representa el poder del sionismo en Israel, es explicación falaz.

Como siempre las argumentaciones que maneja oposición, en este como en otros casos, tienen un fundamento eminentemente racista; un columnista, que imagino de origen ario, escribió sobre quienes supuestamente cometieron el desaguisado, argumentando que era producto del discurso de Chávez con: «receptividad en las hordas patizambas y desdentadas vocacionalmente violentas y agresivas» , me parece advertir en quien así escribe un rencor contra aquellos que han votado nueve veces en contra de sus esperanzas de volver al poder ya superado adecopeyano. Gente del pueblo que no hace sino a expresar con firmeza el dolor de una clase que harto ha sufrido en este país. Son demasiadas las deudas contraídas con su humanidad: pasivos tal vez impagables. Para que además se les quiera llamar despectivamente negros, alpargatuos y desdentados y asociarlos a cualquier infamia, que intente descalificarlos por no votar por las pretensiones de aquellos que exigen querer volver a mandarnos.

Pueblo históricamente sometido ante el los poderes del Estado que intentó mantenerlo en la ignorancia, y castigar con la hoguera a todo tipo de pensamiento que los criticara o negara las doctrinas dogmáticas de esta institucionalidad ya superada, haciéndolas llamar herejías.

Son tan inmensas las carencias de nuestra población menos aventajada en el reparto de los excedentes, tan notable su vocación de justicia, igualitarismo y ganas de vivir entre diversos como para tener espacio y pensar en tener momentos de irracionalidad y desinhibición para dirigirlos contra la Torah o nada que tenga que ver con la Biblia Hebrea y menos aún suponer violencia contra esa casa que es la Sinagoga.

No es rencor, lo que anima a «esos negros, como diría una doñita en el fitnes» sino necesidad de que por fin esta comunidad se permita ocupar un lugar digno y pueda brindar su aporte, entregar su sabiduría y aplicar sus destrezas a la causa común de la convivencia y respeto por la vida comunitaria. Eso los mueve y los seguirá moviendo.

En esta campaña fue revelador el Comunicado emitido por un grupo de interesados en el tema, aplaudo su gesto políticos, pero reclamo por parcial que emitan juicios precipitados y sin fundamento acusen a determinado sector de nuestra sociedad. Se contradicen con su predica sobre la «defensa de la paz y la democracia», que debería ser mas apegada a la justicia. Omiten igualmente hablar en nombre de la paz predicada la acción genocida llevada a cabo en Gaza por el grupo sionista mayoritario en el gobierno de Israel.

Según Ultimas Noticias: los asaltantes cortaron el cerco eléctrico e ingresaron, pero esto debió accionar una alarma. Esto no se produjo y resulta extraño. Los autores de la violencia de la Sinagoga deben buscarse por otro lado, por ejemplo en esa policía, el Mosad y sus millonarios recursos, capaces de cualquier cosa para demostrar las tesis mas absurdas y arriesgadas, sabido es que ella y la policía gringa siempre han de estar en este tipo de irracionales jugarretas.

«Que no ha dado el sol noticia al día» , es obvio, nosotros la esperamos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba