Opinión Nacional

Asalto al abismo

No hay que confundir derecho con poder. Y menos si el poder se ejerce de una forma arbitraria. En nombre de la seguridad nacional o la patria se acorrala al ciudadano y se pone en duda lo esencial de un sistema de libertades.

En el caso venezolano la criminalización de la disidencia política está asociada a una indisimulada obsesión de poder personal. La justicia es un parapeto hecho a la medida del oficialismo y la “nueva clase” boliburguesa.

Las mascaras salen al aire y constatamos horrorizados que el 80% de los cargos públicos está en manos de militares activos o retirados. La república civil bajo el asalto. Y no se trata de gerentes eficientes o sensibles servidores públicos en la mayoría de los casos, sino de obedientes subalternos bajo el signo de la incapacidad.

Principios y valores con los que hemos crecido asociados a la paz, la convivencia, la tolerancia, el dialogo, la alternabilidad y la democracia son pisoteados y repudiados bajo el estigma de poseer evidentes indicios contrarrevolucionarios. Dentro de la revolución todo, fuera de ella nada.

El pensamiento único se impone a través de una camisa de fuerza en contra de cualquier manifestación crítica o divergente al proyecto dictatorial en ciernes. Las expropiaciones a la propiedad privada y el cierre de medios de comunicación son medidas irreflexivas que denotan el agotamiento de ésta etapa de “democracia autoritaria o de libertades restringidas” para intentar abiertamente la imposición de un modelo represivo de corte militarista sin tapujos.

El régimen está quemando las naves sin saber a ciencia cierta si llegará a buen puerto. La desesperación y la improvisación se respiran en el ambiente. Ya no se hablan de elecciones ni reconciliaciones. Hay nerviosismo ante cualquier manifestación de protesta, que de paso, es un derecho amparado y consagrado, por la Constitución vigente.

El cisma social y político es alimentado irresponsablemente desde el poder fraguando las condiciones para un enfrentamiento de impredecibles consecuencias para todos los venezolanos. Aún estamos a tiempo de evitarlo.

DIRECTOR DEL CENTRO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS DE LUZ

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba