Opinión Nacional

Aspiración golpista

No hace falta que el gobierno nacional demuestre la conspiración en marcha para un nuevo golpe de Estado. Las recientes declaraciones de Tejera París, ex canciller durante el nefasto gobierno de CAP II, confirman su participación y dan fe de la debacle moral de una clase política podrida que ahora pretende confiscar nuevamente el poder en una suerte de neocorporativismo que bajo el mando de Fedecamaras y la complacencia de la CTV, refunde una republica bananera en Venezuela.

En entrevista al diario Universal el pasado 7 de Octubre, Tejera Paris asegura que nunca conspiró porque «no hubo ningún tipo de acuerdo.» Sin embargo, enseguida se contradice al señalar, como ya lo habría hecho en entrevista al Carabobeño el pasado 15 de septiembre, que existía «una especie de entendimiento» con los militares golpistas para que fuera él, y no Carmona, quien fungiría como dictador tras la cruenta asonada cívico-militar del pasado 11 de abril.

A pesar de llamarse asimismo «constitucionalista», Tejera París asegura haber preparado un documento en Marzo, «con otras personas», donde se concretaba la intervención militar antes de la huelga de PDVSA y el paro general, a fin de coaccionar la «renuncia» del presidente Chávez; «ese era el plan.»

Ni el antichavismo confeso de Roberto Giusti como entrevistador pudo evitar que el aspirante a dictador escondiera sus nuevos planes para una intervención militar. Según lo previsto en su «proyecto», la FAN debe intervenir militarmente para obligar la renuncia del presidente y vicepresidente de la Republica; «esa era la fórmula planteada para el 12 de abril y sigue siendo viable.»

El golpe de Estado es, sin lugar a dudas, la aspiración de lo que llama Manuel Isidro Molina en un acucioso artículo publicado en el diario La Razón, «la derecha mayamera, anticomunista rabiosa, antifidelista y abiertamente partidaria de la entrega de nuestras riquezas a las transnacionales en el más crudo proceso de globalización capitalista.» Este sector radical tiene el mando de la oposición y ha impuesto su agenda golpista a los sectores moderados.

El antichavismo desenfrenado del octogenario Tejera Paris, demuestra que la vieja política ha perdido el rumbo político; y desorientada, reniega la existencia de los principios democráticos fundamentales que deben regir todo orden institucional. La «derecha más recalcitrante, miope y entreguista» aspira no enviar «ni un barril mas a Cuba», «entregarle todos los barriles a las transnacionales» y pasarle por encima a la Constitución Nacional para derrocar al presidente democráticamente electo de Venezuela, Hugo Chávez Frías.

Internacionalista

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba