Opinión Nacional

Atrocidades que deben y tienen que llamar la atención. Moscas con el turismo no deseable

Con profundo repudio tuve que leer en estos días pasados una información aterradora, sobre un hecho que viene ocurriendo silenciosa y veladamente, y por intermedio de una de las mas sanas y deseables actividades que se cumplen en el mundo actual como práctica aplaudida por todos los pueblos y culturas, esto es, por intermedio del Turismo.

Me refiero a la aberrante, reprochable y reprobable práctica de la perversión sexual infantil que cometen miles de turistas, al encontrar campo propicio para su espantosas conductas de viciosos, con la visita a países por lo general afectados de pobreza, falta de cultura, y con niveles de seguridad bajos e inoperantes.

Como se lo aprecia lo peor es que las víctimas de tales atrocidades suelen ser niños e infantes.

En efecto en el magnífico diario español “El País”, se da cuenta de que lamentablemente miles de españoles viciosos sexuales, al igual que los naturales de otros países de la culta Europa, usan la industria del humo blanco como excusa irreverente para cometer sus fechorías. Se citan índices estadísticos, aterradores:
Con base a un estudio de la Organización Mundial del Turismo (OMT) se estima que de los 700 millones de personas al año, que habitualmente practican viajes de turismo, generalmente provenientes de países desarrollados, que realizan viajes internacionales, un 20 por ciento lo hace con fines sexuales, y un 3 por ciento de éstos, unos 4,2 millones de viajeros, reconoce tendencias pedófilas.

La misma fuente advierte: “sus lugares de destino son el Caribe, el sudeste asiático (que encabeza, según la OMT, la lista de las regiones más vulnerables del mundo tras el azote del «tsunami»), África y Centroamérica, zonas afectadas por fuertes crisis económicas donde la pobreza y el desempleo están a la orden del día, y en los que la industria del sexo proporciona, amén de trabajo, una importante fuente de ingresos. Según cálculos corroborados por los servicios policiales, los beneficios de tan sórdido mercado alcanzan los 5.000 millones de euros, lo que da idea de que no sólo sirve a unos pocos pedófilos «enfermos» sino que quienes lo disfrutan cada vez más son, según los investigadores, «honestos ciudadanos con diversas culturas, ocupaciones y clases sociales, de todas las edades, casados y solteros y, muchos, padres de familia».

Los estudios técnicos y científicos mientras más escudriñan sobre el problema arrojan mayores datos de consideración y alerta: Así, el Departamento de Protección y Promoción de los Derechos de la Infancia de “Save The Children” institución especializada en la protección de los niños, cuenta cómo la mayor parte de estos turistas sexuales «no planifica su caza desde el principio. Se dan tres fenómenos básicos: los que viajan por negocios y, una vez que están en el destino, se topan con la posibilidad de mantener relaciones con un menor como una opción más de ocio; los que viajan con la intención de tener relaciones de prostitución adulta, y en un momento determinado les presentan menores, especialmente niñas, y ellos los toman; y luego está el que planifica el viaje con el único fin de tener sexo con niños».

«En el primero de los casos descritos señala la citada fuente periodística, se traspasan los límites que en otras circunstancias no se haría al tener la sensación de impunidad que proporciona estar lejos de un entorno conocido, saber que nadie les va a ver, que nadie va a saber lo que han hecho y, además, sostienen la falsa creencia de que no es igual tener relaciones sexuales con una niña española que con una pequeña tailandesa o cubana, autojustificación a la que añaden el argumento de la ayuda económica».

Según la información, y he allí lo grave, no se trata necesariamente de sujetos enfermos, sino de verdaderos seres abominables corrompidos, lo que sucede –precisan los especialistas en psicología- es que saben que en otros países y en otras condiciones tiene muchas más probabilidades de impunidad y más facilidades de acceso a su presa. La globalización, sin duda, ha catapultado estas prácticas pedófilas y es impresionante ver en la red cómo se intercambian los modus operandi, los lugares idóneos, los hoteles más discretos».

Formulo hoy esta denuncia con el mayor de los desagrados y no con el ánimo de escandalizar, sino llamar seriamente la atención sobre este gravísimo problema, mas hoy cuando Venezuela, viene atravesando una grave crisis no solo económica, sino de valores éticos y morales, donde las autoridades cada vez mas demuestras su incapacidad para controlar los graves flagelos de la corrupción y cuando a la vez, por ser las primeras condiciones, facilitadotas de la captación de corrientes turísticas, también hemos venido apreciando el crecimiento de la afluencia de ellos en nuestro país.

Toda la ciudadanía debe estar alerta y vigilante, padres o no, debemos tener la perspicacia y suspicacia de alertas y denunciar cualquier tipo de conductas irregulares por parte de visitantes y ante el natural descuido e inocencia de la niñez.

Para que, finalmente apreciemos lo terrible de este flagelo, debe tomarse en cuenta que el volumen de estos hechos aberrantes y lo delicado de la perversión que ellos comportan, en países como España, donde hay severas leyes que los castigan, no se han logrado frenar en su incidencia, como todo y que dichas leyes especiales contemplan la extraterritorialidad para castigar con ello , con penas de cárcel, las relaciones sexuales con menores de 13 años (consentidas o no) y hasta los 18 años (consentidas o no) siempre que medie dinero, y en cualquier país en que se produzcan.

El problema es tan grande y peligrosas consecuencias que prometo continuar informando sobre ello en futuras entregas de esta misma columna.

En el ínterin, mucho cuidado y vigilancia con nuestros niños, nuestra incultura y situación general como país venido a menos puede ser grave incentivo para desviar estas indeseables tendencias humanas, de otros lugares hacia Venezuela.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba