Opinión Nacional

Atropelladamente

Atropelladamente se quiere imponer una nueva Constitución y un cambio de régimen, de modo de vida. Una Reforma que tiene como objetivos principales: en lo inmediato distraer la atención de los hechos de corrupción representados en el maletín contentivo de 800.000 dólares y las implicaciones que han surgido tanto en la Argentina como en Venezuela. Antonini declaró que almorzó con Chávez. En lo mediato, prolongar indefinidamente el mandato, aumentando el período a 7 años y aspirando a una “ñapa” concedida ya por la presidenta del TSJ. Una Reforma que es una orden según el Min.Defensa.

El atropello parte del artículo 11 de la Constitución vigente. La razón es simple: saltar a diez artículos que conforman LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES. Tomemos varios de ellos:

Art 2: “Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y, en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político”

Art 4 “La República Bolivariana de Venezuela es un Estado Federal descentralizado en los términos consagrados en esta Constitución, y se rige por los principios de integridad territorial, cooperación, solidaridad, concurrencia y corresponsabilidad,”

Art 6 “El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y de las entidades políticas que la componen es y será siempre democrático, participativo, electivo, descentralizado, alternativo, responsable, pluralistas y de mandatos revocables”.

Al diablo con todos estos postulados. Ahora será “socialista”, de reelección continua (permanente) y con ampliación del período a 7 años, con un poder centralizado al extremo donde no aparece el contrapeso a los excesivos poderes a un hombre que no rinde cuentas y que actúa como un autócrata.

Vale la pena revisar la historia republicana que va de 1830 hasta el presente. Observar cuándo y cómo se reforman la Constitución a voluntad de los caudillos. Retrocedemos al siglo XIX y a más de la mitad del siglo XX.

La más amplia movilización popular e impedir semejantes disparates que convertirán a la Carta Magna en un mamotreto con el apellido “socialista” y borrar el pluralismo, la alternabilidad y la democracia social. No es un tema de chavistas y no chavistas. Está en juego el funcionamiento democrático de la sociedad venezolana.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba