Opinión Nacional

Augurios siniestros, presagios nefastos, designios divinos

El accidente fatal de Willian Lara acaecido en medio de un temporal inclemente en sus propios dominios constituye un negro presagio, un augurio temible. Posiblemente estemos en medio de un vendaval que se lleve a Chávez y al chavismo arrancándolos de cuajo del escenario político venezolano. Es un designio inapelable. Es un designio divino.

Van tres, de los cuales uno en trágicas circunstancias, si bien la muerte es trágica no importa cómo, dónde ni cuándo. Ni a quién le sobrevenga. Hace nada se llevó al joven Tascón de un cáncer fulminante. Ese mismo día puso fin a la vida del general Müller Rojas, máxima conciencia revolucionaria del régimen. A quienes se les suma el ex diputado, ex ministro, ex gobernador y ex candidato a la asamblea Willian Lara, arrastrado por las aguas en el estado Guárico que gobernara hasta el momento de su trágica desaparición.

Son tres figuras fundamentales del chavismo, protagonistas de esta llamada revolución bolivariana, que parece encontrarse en medio del torbellino de la adversidad y la desgracia. La muerte de Willian Lara, en medio de los fragores de esta campaña que se anuncia torva y nefasta para las pretensiones del chavismo, golpea en el corazón a un hombre al que sirviera con devoción y lealtad. Si bien, y por razones absolutamente desconocidas, el presidente de la república ni ha interrumpido su cadena proselitista ni ha hecho mención solemne de la desgracia que arrebatara la vida de uno de sus más prominentes seguidores y validos. La tardanza en reconocer su desaparición y la fugacidad de su comentario demuestran el impacto emocional y el desconcierto causado por un tropiezo más en sus pretensiones electorales. Literalmente: le llueve sobre  mojado.

La política es el reino de la revuelta y la conjura, la superstición y los augurios, el desconocido templo del destino. Miles de años de cultura y civilización no han podido erradicar de sus entrañas el poder del azar y la suerte. Giran sus protagonistas como en un carrusel, yendo y viniendo como esclavos inermes de la fortuna o la desgracia, del halago o la maldición. A Chávez le comenzaron los infortunios. No se detendrán hasta verlo hundido en sus desgracias.

Éste año 2010 será recordado por los tiempos venideros como el annus horribilis de la revolución chavista. El año en que se pudrieron millones y millones de alimentos, de medicinas, de bienes esenciales para la salud y la alimentación del pueblo. El año en que la energía eléctrica y la luz – símbolo del progreso y bien tan elemental para los hombres como el agua o el aire – entraron en crisis. Como el agua que nos falta. En que nada impidió que siguieran desangrándose nuestras barriadas. Que la inflación tocó techo y los salarios se hicieron agua. Y en que, según periodistas de todo crédito que se niegan a desmentir sus afirmaciones , el presidente de la república ha sido tocado con la maléfica varita de una grave y mortífera enfermedad.

En dos semanas sabremos si este año horrible signa para siempre su destino empujándolo al peor desastre político de su vida: una catastrófica derrota electoral. Basta que tengo un voto menos que los obtenidos por la oposición para que el plebiscito que plantea nos entregue su veredicto. Y comience el via crucis. Pues en Venezuela, nada ni nadie puede impedir que se haga leña del árbol caído y lo persigan las mil plagas de Egipto. Al parecer comienza a padecer la venganza de sus víctimas: Carlos Andrés Pérez sonreirá desde lejos. Franklin Brito se asomará en sus sueños. Es el síndrome de Macbeth.

La desaparición y muerte de Willian Lara acaecida en medio de un temporal inclemente en sus propios dominios constituye un negro presagio, un augurio temible. Posiblemente estemos en medio de un vendaval que se lleve a Chávez y al chavismo arrancándolos de cuajo del escenario político venezolano. Es la voz de Dios. Una voz inapelable

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba