Opinión Nacional

Baduel y García Montoya exigieron convocar el referéndum consultivo

Los generales Raúl Baduel y Julio García Montoya, conjuntamente con los Generales Luis Acevedo, Fernando Camejo, Pedro Torres Finol y Alí Uzcátegui exigieron “que se convoque el referéndum consultivo previsto en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela para medir la verdadera voluntad venezolana”. Así lo afirmaron en el manifiesto de la” Operación Rescate de la Dignidad Nacional”, el 13 de abril pasado. Seis meses después, el Gobierno rechaza convocar el referéndum consultivo solicitado por la oposición como salida democrática a la pavorosa crisis de gobernabilidad que está conduciendo al país hacia el desastre económico. Según el propio Domingo Maza Zavala, Director del Banco Central, la economía caerá este año entre 5% y 6%, además nos dice: ” Con el divorcio entre el sector privado y el Gobierno, con un país en conflicto, donde todos desobedecen, todos alzados, no hay inversión, no hay producción, el líder natural de la concertación tiene que ser el Estado y no lo ha hecho, no ha cumplido su función.” En efecto, el país está económicamente paralizado y el enfrentamiento político incesante, polarizado y radical nos tiene al borde de la anarquía y la guerra civil.

Hace unos días, en el comunicado: “Contra la Violencia: Democracia “, publicado en la prensa nacional, un relevante grupo de conciudadanos, ubicados en diferentes posiciones políticas, en el oficialismo y en la oposición, respaldan “una solución democrática y pacífica de la crisis, consultando al pueblo dentro del marco de la constitución.” El referéndum consultivo es una consulta al pueblo prevista en la Constitución de 1999, no lo era por cierto en la Constitución de 1961, lo cual no impidió que el Gobierno lo convocara con la bendición de la fenecida Corte Suprema, con el argumento de que la soberanía del pueblo estaba por encima de las normas constitucionales. El referéndum consultivo debería preguntarle al pueblo la conveniencia de llamar a elecciones anticipadas, para resolver la crisis de gobernabilidad y no opinar sobre la permanencia en el poder del presidente Chavez. Así se evitaría el alegato jurídicamente válido del oficialismo que, existiendo la figura del referéndum revocatorio, es inconstitucional utilizar la vía del referéndum consultivo para la misma materia. Creer que es posible seguir gobernando al país por los cuatro años y medio del mandato, en las actuales condiciones económicas, políticas, sociales y militares, sería más que un crimen, una solemne y trágica estupidez, para parafrasear a Talleyrand y Oscar Wilde juntos. Los hombres y mujeres razonables del chavismo que firmaron el comunicado lo han entendido. Los generales que suscribieron el manifiesto del 13 de abril fueron decisivos en el retorno del presidente Chavez a Miraflores, pero comprendían que la gravísima crisis en la cual había caído Venezuela no se solucionaba sin una consulta al pueblo, así lo piensa la gran mayoría de la oposición y el chavismo razonable, consciente de que tiene un importante espacio político en la Venezuela democrática del mañana. La responsabilidad histórica de estos generales y del chavismo razonable es inmensa. Si son consecuentes con sus convicciones y sus palabras podrían evitar la desgracia de la lucha fratricida y el derrumbe socioeconómico. Todavía estamos a tiempo, apenas…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba