Opinión Nacional

Banderas de unidad

El viernes comenzó la fiesta del fútbol en todo el mundo. Se trata de uno de los eventos que cuenta con un mayor número de seguidores, en todas partes, y de todas las edades. Recuerdo haber hecho una petición en la misa del colegio durante el Mundial de 1970, en voz alta y con toda solemnidad, para que ganara Brasil, mi equipo favorito. Aunque como en aquella oportunidad Brasil jugaba contra Italia, yo hubiera sido igual de feliz si hubiera ganado Italia, pues me encantaba y me sigue encantando la Squadra Azzurra.

En las calles de toda Venezuela hay cada día más carros con las banderas de los equipos favoritos de sus propietarios. Muchas de ellas responden a una simple afición, generalmente al equipo de Brasil, del que somos admiradores, seguidores e hinchas, pero muchas otras se deben a lazos de sangre con el país que participa en el Mundial. Las colonias italiana, española y portuguesa en Venezuela son de las más numerosas, por eso hay tantas banderas de esos países. Pero también hay banderas alemanas, la Union Jack británica, de Argentina, Francia, Suiza, Costa Rica, Ecuador, Holanda, República Checa, Paraguay, México, Estados Unidos, Japón, Suecia… El otro día vi una bandera que me resultó desconocida y al inquirir me enteré que era de Serbia.

Nuestra sociedad, franca, solidaria, generosa, no sólo ha abierto las puertas del país para los inmigrantes, sino también las puertas de sus casas y de sus corazones. Las historias de buenas acogidas son comunes a muchos de quienes han llegado aquí. Suficiente recordar el cálido recibimiento a los inmigrantes judíos que habían sido rechazados en muchas partes por temor a Hitler. A la vez, hemos sido premiados con el amor de esos inmigrantes para con Venezuela. Agradecidos estamos de su lucha diaria, agradecidos estamos de sus éxitos que al fin y al cabo son los nuestros, agradecidos estamos de su agradecimiento.

El hecho es que nuestro país es el producto de una muy bendita mezcla de razas, de personas que de todas partes del mundo han venido a sembrarse aquí como nosotros, a trabajar y a construir, a soñar y a amar. Esa diversidad dentro de la unidad es uno de nuestros mayores activos como pueblo.

Por eso me lleno de emoción al ver esas banderas que ondean en los carros, porque me hablan de diversidad ¡Cuán buena es la diversidad cuando ésta se produce en torno a un asunto de interés común a toda la Humanidad, como lo es el fútbol! ¡Cuánto provecho pueden sacar los individuos de todas las latitudes de los comportamientos de fair play, compañerismo y civilización que se dan en eventos como el Mundial de Fútbol!

Sí, me lleno de emoción al ver las banderas que ondean en los carros, porque me hablan de unión, una de las características esenciales del pueblo venezolano, que por ninguna razón debemos permitir que nadie nos arrebate, desvirtúe, distorsione o trueque por odio.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba