Opinión Nacional

Benedicto XVI y la Iglesia Venezolana

Monseñor Baltasar Porras habla no sólo como obispo de Mérida, como pastor de la Iglesia venezolana: habla en representación de la Iglesia latinoamericana, pues acaba de ser nombrado Primer-Presidente del CELAM, una vocería que lo proyecta a nivel continental. Su opinión, por tanto, no está restringida a los que comparten su forma de pensar en la Ciudad de los Caballeros o a los católicos de Los Andes venezolanos, ni siquiera al círculo más específico de nuestra oposición política practicante. No, su cargo implica comunicar el Evangelio a la luz de los acontecimientos sociales y económicos que sacuden a Venezuela. El sacerdote ha comentado que uno de los rasgos peculiares del chavismo es la de querer presentarse como una opción religiosa y no tan sólo como un movimiento político. Una confusión mayúscula que profundizará Miraflores con su relanzamiento de la Teología de la Liberación.

Si bien es cierto que la precaria situación económica de los habitantes ubicados en el Sur Global estaba en la mente de los Cardenales reunidos en el Cónclave para elegir al nuevo Pontífice luego de la muerte del Papa Juan Pablo II, también lo es que no podemos reducir esa elección a un asunto meramente político. El 18 de abril de 2005, siguiendo las instrucciones especificadas por Karol Wojtyla en el documento Universi Dominici Gregis, 115 Cardenales menores de 80 años, entraron en la Capilla Sextina, sin que la prensa tuviera idea en quién estaban pensando para ocupar la silla del sucesor de Pedro. Los electores habían acordado no hablar con los medios de comunicación, ni permitir contacto con el mundo exterior, a fin de minimizar las presiones y mantener los gobiernos al margen de la decisión que habrían de tomar. La creciente y abismal grieta entre ricos y pobres, sobre todo en el Tercer Mundo y en América Latina, donde viven la mitad de los católicos del planeta, era evidentemente uno de los temas a considerar y por eso se mencionaba entre los Papabilis al Cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, un jesuita que podría equilibrar las tendencias izquierdistas y conservadoras entre la feligresía del continente. Pero existían otros temas de igual o mayor importancia, entre los cuales la cultura seglar y el relativismo cultural europeo, que hace énfasis en la satisfacción de los apetitos e inquietudes culturales individuales, caracterizado por un creciente anticlericalismo y ausencia de vocaciones religiosas. El problema del Islam y la gobernabilidad de la Iglesia (descentralización de la Curia romana o potenciación de un liderazgo más personal, al estilo de Juan Pablo II) surgían también como retos a ser enfrentados por el nuevo Papa.

Ratzinger fue elegido porque era el mejor hombre, el más capacitado entre los Cardenales que se reunieron en aquella oportunidad. Y acaba de publicar un nuevo libro, lleva docenas en su haber, que resume su pensamiento, el de toda la Iglesia y el de Monseñor Porras. Las tres tentaciones de Cristo, escribe en su vida de Jesús, deben interpretarse como una reflexión en torno a la relación entre el poder temporal y el mundo espiritual. Si me rindes pleitesía, le sugiere el Diablo (diabolo en griego quiere decir calumniador), pondré el mundo a tus pies; lo reta a transformar las piedras en pan, reduciendo el alcance de las necesidades humanas a lo estrictamente material; y busca provocar ambición de poder en Jesús, instándolo a comprobar su poder lanzándose al vació para ver quién lo obedecerá y vendrá a salvarlo de la muerte. Todas las ideologías de poder se justifican de la misma manera, pretenden obviar la dimensión de la libertad y el mundo de lo invisible, que nunca podrá ser reducido a una voluntad de dominio político. Benedicto XVI nos recuerda que el mundo fue salvado por el crucificado, no por los crucificadores o los soldados.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba