Opinión Nacional

Betancourt hoy

Las circunstancias históricas obligan a revisar las enseñanzas de aquellos políticos con un temple superior, capaces de definir derroteros, asumir compromisos con la vida y con capacidad para administrar victorias y derrotas. De esa estirpe fue Rómulo Betancourt, el líder y dirigente de cuya muerte hoy se recuerdan 26 años.

Entendió la política como un oficio pleno, difícil y las más de las veces, ingrato. En la generación del 28 destacó por su clarividencia. Reivindicó la democracia en un país devorado por la barbarie y luchó por los partidos en el reino de las montoneras caudillistas. Ambos propósitos hubiesen carecido de sentido si no se vinculan con la pasión por conocer, profundizar y encontrar explicaciones a las calamidades que crucificaban la sociedad venezolana. Pero estas herramientas tampoco bastaban por sí solas para afrontar los desafíos de entonces. Hay ideólogos que no trascienden el manejo certero de las ideas y hombres de acción que no logran superar la pura exaltación del valor personal. Betancourt logró conciliar ambas cosas y de allí, un rasgo que lo coloca como un conductor privilegiado de su tiempo.

Ha sido, sin duda, el dirigente más controvertido y sobre quien cayeron las mayores infamias y descalificaciones durante su paso por la política. No obstante, construyó el más importante instrumento de masas y ejerció la presidencia de la República en dos oportunidades. La primera, a bordo de una aventura golpista que se tradujo después en el régimen que dio paso a los más profundos cambios políticos y sociales del siglo XX. Regresó al poder favorecido por el voto mayoritario de sus compatriotas y le tocó conducir una riesgosa travesía que desembocó en la estabilización de la democracia moderna, la cual ahora es pulverizada por obra de la ambición totalitaria.

No es por casualidad que la mayoría de quienes se han dedicado al estudio de su legado intelectual, provengan de posiciones ideológicas contrarias y algunos de ellos, con posturas beligerantes frente a sus gobiernos. En un reciente evento, un estudiante se preguntaba ¿cuál habría sido la conducta de Betancourt ante el desconcierto nacional? La respuesta es sencilla: hubiera luchado por la democracia mediante todas las formas que tuviese a la mano, como lo hizo siempre y como suelen hacerlo los políticos superiores.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba