Opinión Nacional

Bibliotecas presidenciales

Todos los presidentes norteamericanos, a partir de Herbert Hoover, están perpetuados con un mecanismo singular y fundamental: la red de bibliotecas presidenciales.

En 1939 el presidente de entonces, Franklin Delano Roosevelt, analizó lo que sucedía con la ya inmensa cantidad de papeles y otros objetos que quedaban al término de cada período presidencial.

Anteriormente la costumbre hacía que la gran mayoría se quemaban, se botaban, en algunos casos se regalaban a personas cercanas o se comercializaban y en otros, eran pasto para las polillas.

Ahora y con la continuidad y profesionalismo propios de la sociedad norteamericana y la disposición del Congreso norteamericano de 1955 enmendada en 1986, existen ya doce bibliotecas y esta semana se plantea la ubicación de la del actual presidente George W. Bush en el campus de la Southern Methodist University en Dallas, Texas.

Las bibliotecas que resguardan los papeles y recuerdos de los distintos presidentes se ubican generalmente en lugares cercanos al sitio de nacimiento o en la ciudad donde tuvieron una actuación importante. Las podemos localizar así:
Biblioteca Herbert Hoover (1929-33) en West Branch, Iowa.

Biblioteca Franklin D. Roosevelt (1933-45) en Hide Park, New York.

Biblioteca Harry S. Truman (1945-53) en Independence, Missouri.

Biblioteca Dwight D. Eisenhower (1953-61) en Abilane, Kansas.

Biblioteca John F. Kennedy (1961-63) en Boston, Massachusetts.

Biblioteca Lyndon B. Johnson (1963-69) en Austin, Texas.

Materiales Presidenciales de Richard M. Nixon (1969-74) en College Park, Maryland.

Biblioteca Gerald R. Ford (1974-77) en Ann Arbor, Michigan. También existe el Museo Ford en Grand Rapids, Michigan.

Biblioteca Jimmy Carter (1977-81) en Atlanta, Georgia.

Biblioteca Ronald Reagan (1981-89) en Simi Valley, California.

Biblioteca George Bush (1898-93) en College Station, Texas.

Biblioteca William J. Clinton (1993-2001) en Little Rock, Arkansas.

Como vemos, están diseminadas en diversas regiones de la nación y amén de servir de sitios de información y estudio, contribuyen con la industria del turismo y el ocio.

Toda esta red de bibliotecas que recoge la información de las actuaciones de los distintos gobiernos norteamericanos se han formado bajo el patrocinio de fundaciones particulares promovidas por las familias y amigos de cada uno de los presidentes y se encuentran bajo la égida de la National Archives and Record Administration.

En Venezuela sólo existe una situación similar. En la quinta “Pacairigua” de la urbanización Altamira se encuentran los archivos del presidente Rómulo Betancourt, donde trabajan con presupuestos exiguos y ánimo infinito un pequeño grupo de hombres y mujeres que catalogan y publican los documentos que nos permiten, a todos los venezolanos, escudriñar y entender las actuaciones de ese hombre singular, durante toda su vida.

Debemos mencionar la importante labor rendida por el también presidente Ramón J. Velázquez quien en sus años de secretario del presidente Betancourt acometió la importante obra de clasificar y publicar lo que se denominó el Archivo de Miraflores donde se pueden leer los documentos que ingresaron o salieron desde la oficina presidencial venezolana.

Existe, dentro de las páginas electrónicas del Centro de Investigación de la Comunicación de la UCAB, la Sala Virtual de Investigación Ramón J. Velázquez, donde podemos leer y analizar las obras escritas por ese eminente venezolano, ya no como presidente sino como hombre de la comunicación escrita.

Hacer y leer la historia es una actividad fundamental para las naciones. De no hacerse una historia apegada a la realidad, como está sucediendo en la actualidad, estaremos irremediablemente condenados a repetir los errores y caer en los mismos problemas de situaciones ya vividas.

¿O será que nuestro pueblo prefiere ignorar lo realizado en el pasado por los hombres que han ocupado lugares importantes?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba