Opinión Nacional

Bolívar: crisis, libertad y justicia II

Lea la (%=Link(2634870,»primera parte»)%) de este artículo

Consideramos como equivocada, interesada y egoísta la posición asumida por un poderoso sector del país (detentador tradicional de privilegios y responsable en gran medida de nuestra actual crisis), de reducir nuestros graves problemas al tema de la libertad, dándole la espalda a un problema que es más caro al pueblo venezolano, a saber, el de la justicia social.

La crisis venezolana, ciertamente, no es únicamente de libertad. No se puede ser libre, si el hombre no satisface ni siquiera sus necesidades primarias. ¡La necesidad niega la libertad!
Un pueblo como el nuestro, sumido en la miseria, falta de educación, salud, desempleo, niñez abandonada, con más de un 80% de pobreza, sin acceso a la administración de justicia, con vergonzosos medios televisivos que defienden su libertad a vendernos violencia, porno, brujerías, loterías, etcétera; en síntesis, un pueblo viviendo en la más terrible injusticia tanto formal como material, que cada día aumenta como producto de la irracionalidad de los actores políticos (gobierno y oposición) y sumido en una creciente degradación moral, no puede ser libre.

Es vital, políticamente hablando, que los venezolanos al lado del tema de la libertad, coloquemos en la mesa de discusión una propuesta de auténtica justicia social, si queremos vivir verdaderamente en paz y que el poder no siga cayendo en manos de políticos incompetentes, aventureros, y corruptos, que asuman demagógicamente la bandera de la justicia social.

Es hora de escuchar al Libertador: ¡Sensibilizarnos ante su demostrada preocupación por el tema de la justicia!
Bolívar, sabiamente arrebató las banderas igualitarias de Boves: Demandó la liberación de los esclavos, la protección del indígena, la repartición de tierras, la educación popular, la efectividad del Estado de Derecho, la integración racial, etcétera.

En esta hora difícil está vigente el pensamiento de El Libertador: ¡“Hagamos triunfar la justicia y triunfara la libertad!”, porque para él “el ejercicio de la justicia es el ejercicio de la libertad”.

Bolívar entendía muy bien que “el fruto de la injusticia es amargo para todos”. Ciertamente, El Libertador consideraba que “la ofensa hecha al justo es -decía- un golpe contra mi corazón”.

Hoy día, ofende al pueblo de Venezuela el estado de injusticia en el cual se haya sumido. Situación que empeorará por la irracionalidad ‘chavista’ y ‘antichavista’ que ha convertido al país en una gallera, conduciéndolo a un paro irresponsable de irreparables consecuencias económicas y sociales.

Un ¿¡escritor!? B. Echenique, con una pobreza y miopía histórico-sociológica ha dicho, que Bolívar es el causante del ‘caudillismo’ en Latinoamérica (Diario El Nacional. A/8 12-01-03). Nada más falso. Si nuestros caudillos hubiesen materializado los auténticos valores y propuestas de libertad, justicia, político-éticos y educativos formulados por Bolívar, no viviríamos hoy día el dilema civilización-barbarie. No es Bolívar el causante del ‘caudillismo’, como tampoco lo es de la falta de ‘justicia social’, que a su pesar, impera en la América Latina.

(*):Profesor Titular Emérito y Ex Director del Instituto de Filosofía del Derecho de la Universidad del Zulia.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar