Opinión Nacional

¡Buscar el muerto!

La acusación es frecuente: ¡Andan buscando un muerto! Lo que importa es el beneficio político, dicen de ordinario los gobiernos a quienes hacen oposición.

Pero en el llamado período democrático hubo unos 5000 asesinados por razones políticas. Y en esta “revolución” continúa esa práctica.

A la hora de las protestas por el segundo cierre de RCTV, en este ex-país vuelve la conmoción. Lo que no generó las medidas monetaristas de la devaluación, la expropiaciones y el racionamiento de servicios básicos, lo produce esta acción.

En Mérida la refriega adquirió altos decibeles. Los bandos de la polarización, con particularidades como la que adelantan los Tupamaros, e intervención de policías y guardias nacionales, producen escenarios significativos de violencia.

Hasta el momento hay heridos de ambos bandos y dos estudiantes muertos: Yosimir Carrillo Torres y Marcos Rosales, quienes, en cuestión de días, formarán parte de la memoria del olvido.

Y cuando la llamada revolución dice ‘radicalizarse o profundizarse’, es porque mira hacia instancias de una mayor violencia, de grandes confrontaciones armadas que apuntarán inevitablemente hacia un gran derramamiento de sangre. Atrás quedará el proceso pacífico y las armas apuntarán hacia episodios inéditos. El miedo- terror-angustia adquirirá cada vez mayor permanencia.

Porque ya situados en el círculo de la muerte política, el desgaste y la destrucción, no tiene espacio ningún otro tipo de medidas. Tenemos un ex-país ya en el contexto de una guerra civil y en la cuenta de los muertos.

Llegados a este punto, toda legalidad quedaría relegada. Y todo estará entonces conformado para que este régimen haga valer su fuerza por encima de todo evento pacífico-democrático-electoral.

Y en caso de que haya necesidad de aplicar más fuerza aún, se procederá abiertamente a la operación- autogolpe, tipo 11A-02, dispuesta, ya no para salvar el proceso de cualquier amenaza, sino para imponer “más revolución”, es decir, más muerte-destrucción.

Porque en una “revolución verdadera, dijo el Che Guevara, se triunfa o se muere”. En efecto, las llamadas revoluciones, hasta el presente, sólo son suma de tragedias y continuación de la explotación y de inhumanos escenarios de sangre.

Sancho, mientras militemos en la política de la muerte, seremos simples sepultureros de la vida!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba