Opinión Nacional

Búscate un macho

Pocas frases resultan más ofensivas para una mujer que aquella que presume que sus exigencias profesionales o su escrupulosa eficiencia se deben no a la preparación, los estudios o la inteligencia sino a las hormonas alborotadas que a falta de pareja, se descargan con subalternos, compañeros o competidores. “Le hace falta un macho”, dicen los sexistas que sufren las altas calificaciones de la fémina en cuestión. Y por lo bajo, en muchos casos lamentan no ser ellos esos machos para “darle lo suyo” a la atrevida mujer.

De machos pavoneándose estamos hasta aquí las mujeres que hemos estudiado, trabajado y perfeccionado el arte de sobrevivir a hombres cuyo cerebro es inversamente proporcional al órgano castigador. Asumen que su solo contacto proporcionará a las damas un efecto pacificador que las hará olvidarse de aquella amonestación, de aquel proyecto o de su superioridad intelectual. En un alarde de indigencia moral, hace del irrespeto sexual la respuesta acorde a su nivel humano.

Afortunadamente, el macho es una especie en extinción, avasallado por un matriarcado que demuestra todos los días su inmensa capacidad de realizar las tareas más arduas con una eficacia que sepulta para siempre aquello del “sexo débil”. Por ejemplo, una mujer, negra, norteamericana y soltera, que ha logrado graduarse y doctorarse en dos de las universidades más prestigiosas del mundo, de las cuales es profesora titular, habla tres idiomas, se codea con los más poderosos y come fluidamente con cubiertos. Para un macho latinoamericano, subdesarrollado en todo sentido, racista y sexista, esta mujer es un tormento que no lo deja dormir.

Atribuye tanto conocimiento a que no tiene marido y el guachamarón se burla diciendo “qué marido va a tener si no saca la nariz de un libro”. Si ella dice que está preocupada por la negativa actuación de él, pues lo toma como que la pobre analfabeta no sabe de lo que habla puesto que no ha probado ni un poquito de su mágica medicina. Cuando la doctora sabiamente recomienda revisión de posiciones, él vocifera: “¡Ay, papá, ésta como que quiere tener algo conmigo!”. Sin embargo, como en su fuero íntimo él sospecha que no podrá con semejante mujerón, se sacude el compromiso recomendando a los otros Pedrosos que lo acompañan como alternativa para darle lo suyo a la insoportable negra sabihonda. Pero los otros tampoco pueden con ella, porque o cojean de una pata, o son desafinados o les gusta un menú diferente al femenino.

Lo feo es cuando una mujer exitosa es evaluada en público más por sus orgasmos que por sus ideas. Lo terrible es cuando lo hace un hombre cuyas ideas parecen orgasmos. Lo malo es cuando los arranques machistas sustituyen la educación, el conocimiento, el respeto, los modales y la caballerosidad, que es un don de hombres superiores. Lo trágico es cuando se trata de un hombre público que se enfrenta a una mujer pública que le plantea el fondo del asunto y él sólo es capaz de ver la forma de su trasero. Mis condolencias para quienes tienen que calarse este ejemplar.

AQUÍ ENTRE NOS
La ignorancia continúa destruyendo el patrimonio cultural venezolano: el maestro Mateo Manaure reconoció en la foto de prensa de unos ranchos en Gramovén, las tablas policromadas pertenecientes a un mural suyo ubicado en la cercana planta de la Silsa. El Premio Nacional de Artes Plásticas averiguó y resulta que la planta fue saqueada y la obra desmontada. Según los dueños de los ranchos, un hombre les vendió las “paletas” de fórmica y visopán en colores azul oscuro y claro, blanco y negro, que formaban el mural de 30 metros de ancho. La acción vandálica también destruyó dos columnas policromadas ubicadas en la Av. Libertador frente a la CANTV y otra en la Plaza Venezuela, que fue chocada y terminó como chatarra. A sus 79 años, Manaure ve con tristeza como su obra sucumbe al vandalismo y la ignorancia, “igual que la de mi amigo Soto”, ante la mirada indiferente de las autoridades… La crisis entre Venezuela y Colombia ha evidenciado la actitud complaciente del gobierno venezolano ante los movimientos guerrilleros del vecino país. Convertida en un “oasis” guarimbero, los guerrilleros tienen acá amigos, financiamiento, casa para ellos y sus familias y documentos legales que los acreditan como venezolanos, para moverse libremente por el mundo. Los órganos de inteligencia internacionales están considerando seriamente incluir a Venezuela en las lista de países sospechosos de colaborar con el terrorismo internacional…Se ha comprobado que Rodrigo Granda, el canciller de las FARC, tiene tres nacionalidades. Obtuvo nacionalidad ecuatoriana en la Dirección Nacional del Registro Civil Identificación y Cedulación el 28 de febrero de 1998. La cédula de ciudadanía ecuatoriana es la No. 1.714.935.234. Su esposa Yamile Restrepo Londoño obtuvo la cédula ecuatoriana No. 1.715.347.801, así como también sus hijas Diana Mireya y Mónica María Granda Restrepo las cédulas de ciudadanía ecuatoriana No 1.715.348.056 y 1.715.348.049 respectivamente. Por cierto ésta última trabajó como contratada de la Alcaldía de Libertador en el año 2001. El Alcalde Bernal dice que desconoce este hecho pero que averiguará. El compatriota Granda, C.I. venezolana 22.942.118, para quien sus compañeros bolivarianos piden la repatriación, usó su pasaporte colombiano Nº 25.110 para ingresar a Venezuela. A propósito de un aviso aparecido en la prensa nacional, en el cual un abogado cita a 150 ex trabajadores de Pdvsa para que se pongan al día con la Caja de Ahorros, una ex empleada escribe lo siguiente: “A los despedidos ilegalmente de Pdvsa (¿se acuerdan aquellos que se sumaron al paro çívico?), pretenden cobrarles deudas a pesar que la deuda de PPTSA con ellos (prestaciones, liquidación, fondo de ahorros, fideicomiso, fondo de jubilación etc) no han cancelado ni siquiera un mediecito. Si señores!!! porque si no lo saben, a quienes fuimos botados por prensa de Pdvsa, todavía a dos años de esto no se nos ha cancelado nada, nada… amen de que se nos esta prohibido trabajar (porque somos golpistas y terroristas, que Granda ni que Granda!!!, terroristas nosotros), muchas personas han logrado salir del país, otras están trabajando en lo que pueden y otras siguen sin empleo, pero eso si, ahora tenemos que pagar a Caprecorpoven (que era la caja de ahorros de los trabajadores) las deudas pendientes. Eso es algo así como págame mi medio, que algún día te pagaré tus 100 bolívares. Justo, ¿verdad?”…Las invasiones en Carabobo han puesto en evidencia el desacuerdo entre el Gobernador Acosta Carlez y los alcaldes y dirigentes emeverristas del estado. Mientras el Gobernador adoptó públicamente una actitud populista de no “echarle la policía a mi pueblo”, los alcaldes chavistas y opositores hicieron un frente común exigiendo la inmediata actuación del Ejecutivo regional. Literalmente con el rancho ardiendo y con más de 70 invasiones de terrenos urbanos, Acosta Carlez busçó acuerdos con los sectores empresariales y de la construcción, integrando una comisión que dialogue con los invasores (”ocupantes precarios de la propiedad,” como le gusta llamarlos el General), pero eso si, interdicto judicial en mano. Acosta acusa a los alcaldes de no presentarle soluciones, de no brindarle terrenos ejidos para reubicar a los invasores, mientras que los Alcaldes dicen que el General sabe mandar, pero que gobernar es otra cosa… Hasta el próximo miércoles.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar