Opinión Nacional

Cállate…! que me desesperas

Algo parecido a las escenas de los comediantes mexicanos El Ñoño y el Chavo, fue lo que ocurrió entre el presidente de Venezuela y el rey de España en plena cumbre iberoamericana como para que éste último, ante las cámaras de la TV local e internacional, por poco le gritara en público: “Cállate! Cállate! Cállate! que me desesperas”. El impertinente Coronelito Hugo R Chávez Frías interrumpió varias veces al Sr. José L. Rodriguez Zapatero presidente del gobierno Español para tildar de fascista a su antecesor el ausente ex presidente Sr.José María Aznar cuando Zapatero hacía uso de la palabra en la asamblea de los mandatarios iberoamericanos reunidos en santiago de Chile.

Un “muchacho” malcriado que en su propia casa no tiene quien lo reprenda, siempre consigue un “padre” en la calle que le hale las orejas. El presidente de Venezuela, mal acostumbrado a humillar en público a sus serviles y a descalificar a sus adversarios a través de sus programas televisivos, al fin le salió un valiente que lo mandara a callar como a un párvulo. Chávez está tan seguro que sus semanas están contadas que, como todo suicida anda buscando un responsable para su próximo y último autogolpe. Hace poco decía que el imperio lo quería tumbar. Ahora la cogió con España, y mañana será con Colombia o con Brasil. El fantasma de su golpe frustrado del 92, y del fabricado en Palacio en el 2002, lo persiguen como su sombra. El exhibicionismo de este inadaptado presidente venezolano es tan alarmante, que el imberbe se olvida que en esa cumbre de dignatarios él representa a una nación y no las haciendas que en el estado Barinas han engordado la familia Chávez Frías durante estos últimos nueve años de desgobierno. En su delirio, el mandatario venezolano pensó que estaba tratando con los asesinos “cancilleres” de las FARC (guerrilla colombiana) con los que a menudo se reúne dentro y fuera del territorio patrio no sabemos con qué propósitos ocultos. Pues, bien, esta vez salió quien le pusiera el cascabel al gato montés. Chávez chocó nada más y nada menos que con dos trenes de carga: El rey de España y el escudero Zapatero. Me imagino que cuando Chávez se reúne en privado con el comunista Zapatero, seguramente arma el mismo berrinche y escupe las mismas sandeces al mejor estilo de su amigo el tarifado Diego Maradona cuando se pasa de “tragos”.

Bueno, después de este incidente, el mundo entero se habrá dado cuenta de quién es el verdadero fascista de la cumbre. Por lo tanto, los venezolanos no recibimos como una afrenta a la nación, el regaño que en buena hora le propinó el rey de España al reyezuelo tropical, sino como un favor, ya que era tiempo de que alguien le disparara un tiro a este pájaro guarandol. “No me lo mate, no; señor cazador…”

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba