Opinión Nacional

¡Cállate Vivanco!

«Venezuela expulso a dos altos representantes de Human Rights Watch (HRW) luego de haber reportado que la discriminación por razones políticas ha sido una característica definitoria de la presidencia de Hugo Chávez.» Esta noticia, que ha aparecido en todos los idiomas, dio a conocer al mundo que la «revolución bonita» viola de manera descarada los derechos políticos de los venezolanos y hasta los derechos humanos de los visitantes. El famoso slogan «rojo, rojito», que lanzara al estrellato al presidente de PDVSA, recorrió el mundo pero a diferencia de celebrarlo moralmente como insólitamente lo hiciera el propio Chávez, se considera una prueba fehaciente de la violación de uno de los artículos más importantes -el Articulo No.2 contra la discriminación- de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH).

La discriminación se prohibió como resultado del acto de contrición que hiciera la humanidad en 1948 luego de verse reflejada con horror en el espejo del genocidio de la Segunda Guerra Mundial. Todo genocidio o crimen de odio lleva en su gestación algún elemento de discriminación. Por ello, en un esfuerzo de reafirmación de la universalidad de ese intangible llamado dignidad humana, el mundo se puso de acuerdo para condenar la discriminación 60 años atrás. Pero que le importa al gobierno de Chávez la dignidad humana y el respeto! La prensa mundial tiene razón en destacar la discriminación política en Venezuela documentada en el Reporte de HRW porque la perversidad con la cual se ha utilizado la lista Tascón /Maisanta no tiene precedentes en la historia. Tampoco lo tiene la forma como sacaron del país a los funcionarios de HRW. Es decir, si quedaba alguna duda sobre la veracidad del informe, la forma en que trataron al mensajero reforzó de manera contundente el mensaje: Cállate Vivanco, aquí hay libertad de expresión.

Sorprende como aquellos chavistas que aupaban a José Miguel Vivanco cuando en reportes similares denunciaba las violaciones a los derechos humanos del gobierno de Uribe y de Estados Unidos y celebraban su defensa de los derechos humanos del mismo Sadam Hussein durante su juicio y ejecución, ahora lo tilden de conspirador, pitiyanki y no se cuantas estupideces mas porque denunció las violaciones de su máximo líder. A estos chavistas les recomiendo que en vez de seguir por este camino, traten de preservar los derechos consagrados en la constitución de 1999, en vez de aupar a su líder a que los viole. Estoy segura que los chavistas que «añoran» la Guerra Fría bebiendo guisky18, ignoran que fue el gobierno de la Unión Soviética en 1948 el que insistió en prohibir la discriminación política para proteger a los activistas del partido comunista que militaban en otros países. Estos mismos principios fueron los que enterraron al Macartismo en una de las fosas más oscuras de la historia y le deparan a Chávez el mismo destino moral. Pero ya es tarde para el «comandante»: el reloj de la justicia internacional está en cuenta regresiva. Las victimas de discriminación a las que les dediqué el libro Apartheid del Siglo XXI, deben sentirse hoy orgullosas, en la seguridad de que su lucha no ha sido en vano.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba